SUTUdeG presenta Historias de madres

341

Historias de madres, historia con madre. Crónicas del maternaje, es un libro que reúne las experiencias y percepciones de un grupo de nueve mujeres sobre la maternidad, donde ellas narran el lento, acelerado, gozoso y angustiante proceso por el que aprendieron a convertirse en madres.

Esta publicación, presentada en la librería del Fondo de Cultura Económica, es una coedición de 96 páginas, realizada entre la Editorial Paraíso Perdido y el Sindicato Único de Trabajadores de la Universidad de Guadalajara (SUTUdeG), en una compilación de historias realizada por Alicia Caldera.

La académica de la Universidad Pedagógica Nacional, Unidad Guadalajara, Alma Fuentes Fierro, al presentar el libro hizo un recorrido por cada una de las historias narradas en esa publicación. “Cada historia que leía me llevaba a la mía propia y cuando quería decirles cómo, al siguiente párrafo llegaba a lo que quería leer, y así me convertí en su cómplice y subrayé las claves con las que coincidía”.

Señala que este texto busca reforzar la solidaridad entre madres y es contundente al decir que la maternidad también es cosa de hombres. “La discusión está abierta y creo que el poder ser madres es una experiencia que hay que reformular, repensar, platicar e imaginar, que el maternaje lo podemos hacer todos y todas”.

El Secretario General del SUTUdeG, Francisco Javier Díaz Aguirre, destacó el mérito de cada una de las autoras que plasmaron sus ideas en torno a un tema importante como la equidad de género. “Es un libro que pone en evidencia y sobre la mesa de discusión la multiplicidad de roles que la mujer tiene y carga con mucho más trabajo, no sólo el de casa, sino la actividad productiva, y eso no es equidad”.

Dijo que una de las grandes fallas es que todo el sistema productivo de la sociedad está basado en trabajo no remunerado hacia las mujeres y el remunerado sigue dándose en inequidad. “Es un tema donde no podemos permitir quedarnos callados, hay que evidenciar lo que sucede y cuestionar lo que parece incorrecto”.

Recordó que hace algunas generaciones era rara la madre de familia que ingresaba a la vida productiva, mientras que hoy en día se han tenido que incorporar a la vida laboral, sin dejar de lado las actividades que por tradición le corresponden indebidamente a la mujer.