Robo virtual

795

El robo de identidad es uno de los ciberdelitos de mayor crecimiento en México, mismo que se incrementa en periodos vacacionales, porque las personas realizan más transacciones en línea.

En palabras de Harold de Dios Tovar, líder del proyecto Oficina de la Seguridad de la Información, de la Coordinación General de Tecnologías de Información (CGTI), éste es “el uso no autorizado de datos personales, por ejemplo, el nombre personal de los hijos, o la dirección postal de su hogar o empresa, entre otros, con la finalidad de lucrar, para robar o hasta para cometer un crimen en su nombre”.

El robo de identidad puede perpetrarse de múltiples maneras, ya sea usando documentos impresos (esos documentos que usualmente imprimes y en ocasiones no destruyes), o por internet, es decir, con cualquier tipo de dispositivo electrónico con capacidad para estar en línea”.

Ante el cuestionamiento de cuáles son las formas en que los ciberdelincuentes roban identidades, explica: “El internauta puede ser engañado fácilmente, hasta con la respuesta a un simple correo electrónico, a una llamada telefónica, o al uso indebido de las redes sociales como Facebook. Por otro lado, muy común es el robo o acceso a los documentos en papel, como los estados de cuenta, las declaraciones de impuestos, las facturas o pagos de recibos de servicios o por el recibo impreso de los monederos electrónicos personalizados; así como también compartir información privada con familiares y personas que tienen tu confianza”. 

Harold de Dios Tovar enlista acciones para prevenir este problema tecnológico: “No compartir información personal, como el nombre de usuario y contraseñas, con amigos, familiares u otras personas. Asegurarse de que el dispositivo electrónico disponga de un antivirus para protegerlo de cualquier código malicioso que intente obtener información de sus cuentas, usuarios o contraseñas. También es importante ordenar, resguardar o destruir la correspondencia obsoleta”.

Si la identidad ha sido robada, recomienda  actuar con prontitud, y denunciar el delito a la Policía Cibernética de Jalisco.

“Es importante señalar que la Universidad de Guadalajara, consciente de los riesgos de la seguridad de la información y atendiendo a su misión social, trabaja en varias iniciativas, una de ellas en conjunto con la CGTI, a la cual se le nombró, OSII (Oficina de Seguridad de la Información Institucional), en la que se desarrollarán tareas para protección de la disponibilidad, integridad y confidencialidad de la información, dirigiendo sus esfuerzos a crear una cultura de seguridad entre la comunidad universitaria”, finaliza.

Artículo anteriorRelación educación-trabajo
Artículo siguienteMensaje con motivo del inicio del ciclo escolar 2014 B