Rinden homenaje a maestros destacados

    310

    El Rector general de la Universidad de Guadalajara, Carlos Briseño Torres, destacó la labor de los 15 profesores de la División de Estudios Jurídicos que este semestre se hicieron acreedores a la presea “Ignacio L. Vallarta”. A nombre de la institución, reconoció su capacidad, “dedicación y esfuerzo orientados a procurar una adecuada formación de sus alumnos”.
    Durante el acto académico de la generación de abogados 2003-2007-B “Maestro Félix Javier Ledesma Martínez Negrete”, rindió un homenaje a los mejores profesores de nuestra institución, a quienes sobresalen por su entrega cotidiana a las tareas docentes y que demuestran con el ejemplo sus tesis y enseñanzas.
    Briseño Torres extendió un reconocimiento especial a los 10 mejores alumnos de esta generación, quienes se hicieron merecedores a la presea “Mariano Otero” por su desempeño académico sobresaliente.
    “En este ilustre jalisciense que da nombre a la medalla que hoy reciben, encontrarán sin duda ejemplo de esfuerzo, dedicación y trabajo, así como de compromiso social, su pasión y defensa de las ideas.
    “A ustedes, distinguidos egresados, los exhorto a regir su conducta y ejercicio profesional conforme a los principios éticos fundamentales de toda profesión. A comportarse con prudencia y honestidad, anteponiendo siempre el respeto a los derechos humanos y el cumplimiento de la ley”.
    Sobre el cumplimiento estricto de la ley, por parte de todos los ciudadanos, dijo que “es un asunto fundamental para generar una sociedad más desarrollada, equitativa y justa”.
    Aseveró que el respeto y promoción de la ley es un asunto que concierne a todos y de manera particular a los estudiosos y responsables de la administración de justicia, en nuestro país y el mundo.
    En su discurso, el Rector general habló sobre la corrupción. Destacó que el propio Banco Mundial reconoce que en la medida en que es combatida la corrupción en los gobiernos y las instituciones, las sociedades evidencian mejoras sustanciales en sus índices de desarrollo humano. Hay disminución de la mortalidad infantil, el analfabetismo y la desigualdad e incremento en el crecimiento económico.
    “En esto coincide el Barómetro global de corrupción 2007 de la organización Transparencia Internacional. Tanto en los países desarrollados como en los que están en vías de serlo, son los ciudadanos más pobres quienes pagan el costo de la corrupción. De lo anterior se desprende que obstaculiza el disfrute de los ciudadanos del derecho de igualdad ante la ley”.