Riesgos nativos digitales

    388

    Soy profesora en una escuela secundaria desde hace algunos años. Y recuerdo muy bien todavía el caso de una chica de tercer grado —de unos 14 o 15 años— que de un día para otro dejó de asistir a clases; cuando noté que había faltado vario días seguidos pregunté a los alumnos por ella, nadie dio una respuesta concreta, sólo se escucharon risas.
    Luego supe por medio de la dirección que los papás de la adolescente habían decidido cambiarla de escuela porque ella no quería volver, ya que se había tomado fotos casi desnuda, con su celular y las había enviado a un “amigo”, al que le pareció bien compartirlas con sus amigos.
    Ese fue el primer caso del que me enteré, pero en el tiempo que llevo como profesora he sabido de por lo menos otras cinco historias más. Y, lo que es peor, algunas de ellas lo hicieron por dinero.
    Me parece que debemos reflexionar en que no porque los niños y adolescentes sean “nativos digitales”, debemos dar por hecho que entienden el alcance de la tecnología, que sobre todo las redes sociales tienen en tiempos actuales. Pongamos más atención en ellos y seamos enfáticos en los riesgos a los que están expuestos.