Rescate de tradiciones

    143

    En las grandes ciudades de México, hace mucho que las calles dejaron de ser el espacio predilecto para los juegos tradicionales infantiles. Los videojuegos, las tabletas y computadoras les ganan terreno y mantienen a los niños en casa inhibiendo cualquier actividad física.

    Esta tendencia que poco a poco se va replicando en las pequeñas poblaciones, fue motivo del Proyecto de Animación Sociocultural, encabezado por la coordinación de la licenciatura en Trabajo social del Centro Universitario de los Valles.

    El proyecto busca promover el rescate de los juegos tradicionales como la lotería, las canicas, el yo-yo, el bebeleche o avioncito, el balero y las rondas, que hace décadas solían ser lo más popular entre jóvenes y niños.

    Cocula será el municipio donde se aplique la prueba piloto de esta actividad, en la que participarán estudiantes de la carrera como parte de sus prácticas profesionales.

    “Analizamos la cuestión de la obesidad infantil, que está causando problemas de salud muy fuertes. Ahora ya no es como antes que los niños salían a jugar sino que están todo el tiempo en su casa con actividades muy sedentarias”, explicó la coordinadora de la licenciatura Rachel García Reynaga.

    La idea surgió a partir de la petición del ayuntamiento al centro universitario para implementar alguna actividad que fortaleciera la convivencia familiar y promoviera la actividad física.

    Esto generó interés en varios estudiantes originarios del mismo municipio, que aportaron ideas de acuerdo a las necesidades de su localidad.

    Rachel García comentó que se hizo un sondeo entre el alumnado y se habló con los coordinadores de otras carreras, quienes tienen expectativas de que el proyecto pueda ser trabajado de manera interdisciplinar.

    “Tenemos que aprovechar ese entusiasmo que tienen por insertarse en un proyecto y obtener una beca, es algo extraordinario, los alumnos pueden obtener una beca para llevar a cabo esas actividades”.
    Que todos le entren al juego

    Como en muchos pueblos de Jalisco, los domingos en Cocula son días familiares que la gente aprovecha para hacer el mandado, ir a misa y pasar un rato en la plaza principal, dinámica que será aprovechada para la implementación de este proyecto.

    El plan es instalar distintos módulos para cada actividad, así los adultos recordarán aquello que les divertía de niños, y los menores aprenderán nuevas formas de entretenerse.

    “Vamos a involucrar a los padres de familia, para que tanto el hijo como el padre practiquen esos juegos, que exista convivencia, comunicación familiar e interacción, que se genere tiempo de calidad aunque sea poco. Porque pasa que los domingos vamos a la plaza, vemos a los niños corriendo y los papás allá sentados”, explicó la coordinadora.

    Sin embargo dijo que además de la convivencia familiar, se pretende involucrar a toda la familia por el tema de la inseguridad, ya que reconoció que esta es una de las razones por las que los niños no están más en la calle y por consecuencia este tipo de juegos tradicionales están caducando.

    En cuanto al uso de la tecnología, dijo que no se trata de satanizarla sino de evitar que los niños caigan en un uso excesivo de la misma.

    “No podemos desligar a los niños de esos aparatos interactivos, pero se puede rescatar aquellas actividades y combinarlas”.

    Destacó además el apoyo de las autoridades municipales, quienes estarán apoyando en cuestiones de vigilancia, mobiliario y equipo de sonido.