Relatos fuera de sitio

339

A Fuera de lugar, de Pablo Brescia, lo forman 12 cuentos que juegan con la metáfora que da título al libro. Tanto las historias como los personajes que aparecen están descolocados, fuera de sitio.
El libro de cuentos está dividido en dos partes: Lugar y Fuera. La primera, Lugar, tiene que ver con Estados Unidos. Los personajes son varios: hay un maestro de escuela, una mucama mexicana, un exiliado que termina en Florida… Todos provienen de alguna otra parte. Ellos tienen que hacer una serie de negociaciones con el sitio en donde están. “La intención es explorar algunas facetas de la vida de alguien hispano o no, que vive en Estados Unidos. No es mi objetivo retratar o denunciar estereotipos o prejuicios raciales o de otro tipo. Tampoco pintar cómo es la vida allá. Lo que me interesó es que la historia se desenvolviera sola, sin grilletes”.
El primer libro de cuentos de Brescia fue La apariencia de las cosas, publicado por la UNAM en 1997. “Uno de mis lectores comentó que estaba desdibujado el contexto de Estados Unidos. Ese comentario que me hizo, me quedó en la cabeza para este libro. Entonces había una cuestión personal de hacer las pases a través de la literatura, con la idea de que resido en Estados Unidos”.
La segunda parte, Fuera, trata sobre personajes que no encuentran el rumbo. En esta parte no hay unidad de lugar y son explotadas situaciones límite. Existe una mujer que se cambia el cuerpo, otro personaje es un sepulturero: él quiere ser enterrado en el mismo cementerio donde están los muertos que cuida; otro es vigía de un faro a donde llegan las personas a suicidarse.
Las historias y los protagonistas de este libro están unidos por el desamparo y por la persistencia en narrar desde sitios reconocibles, pero extraños. Los 12 relatos exploran los límites de la realidad y la imaginación, la ilusión y el desánimo, el amor y la humillación. Se trata de desarmar y rearmar el fluir de la existencia e invitar al lector a arriesgarse, a dar un paso que, tal vez, no sea en falso.
Los finales de los cuentos tienen como nota distintiva ser melancólicos y a la vez con cierta carga de ironía. “Me gustan los personajes y cómo llegan hasta el final de texto. Me agrada la trayectoria que hacen. Quizá algunos lectores puedan simpatizar con eso, otros tal vez los rechacen o permanezcan indiferentes. Estar fuera de lugar es complicado. Me parece que logro cerrar el camino con el punto final”.
El relato más antiguo data de hace aproximadamente diez años. El libro estuvo listo en su versión actual hace alrededor de cuatro años. El tiempo de la literatura no es el de la celeridad. “Pasó por amigos lectores, revisiones. Fue como un equipo de futbol: entraban unos cuentos, salían otros, volvían a entrar algunos, hasta que logré una estructura que hacía justicia a lo que estaba buscando. Además estuve en conversaciones con otras editoriales sin concretar algo”.
Los 12 cuentos son publicados por la editorial Borrador, con sede en Lima, Perú. Esta es joven: nació alrededor de hace siete años. “Un amigo me comentó que estaban armando un catálogo con escritores de diferentes países. Entonces me contacté. A la editorial le interesó mi material”.
La portada está constituida por la imagen de un letrero de motel. Esto tiene que ver con uno de los textos.
Pablo Brescia publicó con el seudónimo de Harry Bimer, el libro de textos híbridos No hay tiempo para la poesía (Buenos Aires, Tantalia, 2011). Sus relatos han aparecido en periódicos, revistas literarias y páginas digitales de España, Estados Unidos, México y Perú; participó, además, en antologías como Se habla español: voces latinas en USA (2000) y Pequeñas resistencias 4. Antología del nuevo cuento norteamericano y caribeño (2005), entre otras. Actualmente Pablo Brescia se desempaña como docente de la Universidad de Florida, en Estados Unidos.
La presentación del libro de cuentos Fuera de lugar fue en el Centro Cultural Casa Vallarta.