Pudor liviandad y caricias

    291

    Una introspección del alma y condición humana es el tema central que gira en torno de las cinco escenas de la obra Pudor, liviandad y caricias, una pieza dramática que presenta el grupo de teatro Per-Versus y que en su segunda temporada estarán presentándose, en el teatro de la Casa de la Cultura de Jalisco, durante este mes.
    Tomada de una selección de piezas del catalán Sergi Belbel, y engarzadas con textos de Fernando Pessoa y Emilie Cioran, la obra desenmascara el vacío, angustia y desesperación de la gente que suele disfrazarla ante los demás como si tuviera una vida plena y satisfactoria, explica su director Carlos Vázquez.
    “La misma toca el aislamiento humano, así como la angustia, el vacío y el yoísmo de nuestra sociedad. Adoptamos frente los demás ciertos roles, pero en lo íntimo solemos llevar una vida oscura. Quizá haya más comunicación con las máquinas, pero menor habilidad y competencia para entablar relación con la familia, hijos, cónyuge, vecinos o compañeros de trabajo”.

    Cinco escenas
    Con una fuerza y violencia escénica simbólica bastante fuerte, la función toca cinco escenarios diferentes, pero con una paradoja común entre todas: la falsa cotidianidad que vive la gente.
    “El lenguaje es fuerte. Es un estilo de la dramaturgia que llama la atención, sobre todo porque la fuerza que imprime en sus diálogos Sergi Belbel hace que surja una verdadera introspección de la vida de los personajes y los exhiba ‘sin pelos en la lengua’”.
    La primera sucede en una terminal de autobuses. Un hombre mayor, de aproximadamente 40 años, discute con una joven de veintitantos años. Ellos son pareja y ventilan de manera frontal las razones de su rompimiento.
    En la segunda trata de un joven matrimonio que comienzan a tener una monotonía en su vida como pareja. La comunicación es cada vez peor, y en medio de una discusión él la golpea. Luego de que ella llora, regresa a servirle la cena. Viene entonces una nueva discusión y es cuando ella ahora lo aporrea a él.
    Para la siguiente muestra, la vida de un heroinómano, en la que su hermana le dice que si no se reintegra a un centro de salud, entonces le van a cortar toda la ayuda por parte de la universidad y la casa. Aquí es cuando comienzan a salir todos los trapos sucios de la familia y los motivos por los que el chico ha caído en esa adicción.
    El tema central del cuarto acto, es la relación homosexual de un hombre casado de 50 años con un jovencito. Probablemente esta sea la parte más fuerte de la obra por el desnudo que lleva a cabo el actor.
    Ya la última escena es más violenta, porque trata de una discusión entre una asesina a sueldo y la víctima, sobre la existencia de Dios. Ambas discuten si existe o no Dios y las posibilidades de comprobarlo por parte de la víctima aún a costa de su vida.

    Presentación
    Pudor, liviandad y caricias fue estrenada en la Semana internacional de teatro, celebrada durante el mes de marzo pasado, que organiza el Instituto de investigaciones estéticas de la Universidad de Guadalajara y la Secretaría de Cultura.
    El grupo Per-versus, formado por alumnos egresados y profesores de la máxima casa de estudios de Jalisco, estará presentándose todo este mes en la Casa de la Cultura Jalisciense (Constituyentes y 16 de Septiembre) viernes y sábado, a las 20:00 horas, y el domingo a las 18:00 horas.