Publicaciones de CUCSur presentes en la FIL

    361

    Las policías municipales y los elementos de la Fiscalía General del Estado de la región de la Costa Sur carecen de capacitación adecuada para hacer frente a sus responsabilidades y procesos del Sistema de Justicia Penal Acusatorio, lo que deriva en una mala impartición de la justicia, afirmó Enrique Flores, profesor del Departamento de estudios jurídicos del Centro Universitario de Costa Sur (CUCSur).

    El especialista dijo que la capacitación que dieron a los policías y a los operadores fue “acelerada y de último momento”, antes de que este sistema fuera implementado en Jalisco.

    “Muchos policías municipales acudieron a cursos acelerados donde posiblemente en las reuniones de trabajo no alcanzaron a captar lo que es la importancia de su intervención en este proceso judicial, en el que son los primeros respondientes ante un delito”, explicó.

    Flores es coordinador del libro Tópicos particulares del sistema de justicia penal en México. Una visión en regiones de Jalisco, en el que compila artículos de investigación de los académicos del CUCSur Laura Fong, Natasha Rojas y Wilberth Orozco.

    En el caso de los elementos de fiscalía se sabe que cuando tuvieron que seguir los nuevos procesos “todos ellos hicieron la técnica de ensayo-error, porque no estaban convencidos y no conocían bien los procesos”, indicó.

    Esta falta de capacitación genera que las carpetas de investigación no estén bien sustentadas y que “en el juzgado las personas obtengan su libertad, porque los defensores comprueban que la investigación está plagadas de errores”.

    En la publicación los académicos desmenuzan algunos de los elementos regionales que propician un funcionamiento inadecuado del Sistema de Justicia Penal Acusatorio y proponen vuelva a funcionar la Secretaría Técnica (Setec) que existió antes de su implementación.

    “Que regrese la figura de la Setec, creemos que debe volverse a este organismo, si no es el mismo, que sea similar para que evalúe a los operadores y les dé seguimiento. No debió desaparecer hasta que los operadores estuvieran desarrollando sus actividades de una manera eficiente y óptima y, desde luego, hacer evaluaciones de cómo está funcionando el sistema en todas las instancias y, en su caso, hacer esfuerzos para seguir capacitando”, explicó.

    Flores aseguró que pese a estas deficiencias, no hay razón para decir que el sistema representa un retroceso o que se debe regresar al antiguo esquema de impartición de la justicia.

    “En estos artículos consideramos que lo que sigue faltando es capacitación del nuevo sistema. No estamos afirmando que el sistema no funciona o de que ha habido un retroceso y que se debe voltear al anterior sistema inquisitivo. Lo ideal es darle una oportunidad y fortalecer el sistema para que haya mejoras en su desarrollo. Hasta ahora no hay evaluación oficial del sistema y sería necesario hacerla primero, antes de empezar a hablar de regresar al antiguo sistema”, concluyó.

    Analizan el legado de Fray Antonio Alcalde
    Fray Antonio Alcalde, su acción social y sus obras en beneficio de los tapatíos, es el tema central del libro Utopía y acción de Fray Antonio Alcalde, 1701-1792, coordinado por Juan Real Ledezma y Ernesto Villarruel Alvarado, académicos de la UdeG, editado por esta Casa de Estudio y que fue presentado en la FIL.

    El libro permite descubrir al personaje histórico, quien fue Arzobispo de Guadalajara de 1772 a 1792; pero sobre todo al polifacético ser humano, líder y excelente gestor y político, afirmó el Rector General de la UdeG, Miguel Ángel Navarro Navarro durante la presentación.

    Alcalde es el actor clave en la fundación de la Real Universidad de Guadalajara, que el año pasado cumplió 225 años. Él realizó gestiones directas con el Rey de España para evidenciar las necesidades educativas de la región y la pertinencia de que fuera instaurada una institución para atenderlas.

    Un segundo legado fue inspirado por su preocupación por la humanidad doliente; se trata del Hospital Real de San Miguel de Belén, hoy conocido como Hospital Civil de Guadalajara (HCG).

    Fray Antonio Alcalde impulsó también la urbanización de los barrios indígenas de Analco y Mexicaltzingo, así como la delimitación y edificación de la zona colindante con el Río San Juan de Dios y promovió la vivienda social, con la construcción de espacios dignos para las clases populares, como fueron Las Cuadritas.

    “El libro arroja nuevos saberes sobre Fray Antonio Alcalde, su contexto, vida y obras, importantes éstas por la magnitud de sus proyectos y por los beneficios que brindó y sigue proporcionando a Guadalajara. Se trata de un libro bien documentado”, añadió la Rectora del Centro Universitario de la Costa Sur (CUCSur), Lilia Victoria Oliver Sánchez.

    La también historiadora propuso que el HCG sea declarado patrimonio cultural de la humanidad.