Promocionar y gastar del erario

    93

    Es indignante leer en los diarios locales el pago realizado porque apareciera la “promoción” de Jalisco en los calzoncillos del boxeador “El Canelo” Álvarez. Nada menos que, según la información, dos millones y medio de pesos por nada, por casi nada. Un capricho del gobierno del estado que recuerda la tarugada que ya hiciera, entre muchas, el ex gobernador Emilio (¿o era Etilio?) al pagar un alto precio porque una o dos o tres veces se mencionara y aparecieran imágenes de Guadalajara en la telenovela Las tontas no van al cielo.
    Bien invertidos, esos pesos lograrían mucho más y no únicamente tristeza y coraje de la gente. Dos y medio millones que quizás podrían haber sido invertidos en tapar baches en calles y avenidas. Y hasta lanzar un premio en el que participara toda la sociedad, de cualquier cosa, pero con esa cantidad como compensación, hubiera hecho que los diarios y las televisoras de todo el país hablaran una y otra vez del apoyo social que el gobierno jalisciense estaría ofreciendo a los ciudadanos por ser honesto, eficientes, respetuosos, buenos ciudadanos, vaya. Pero no. Lo importantes es gastar. Gastar. Gastar. Gastar lo que, en verdad, no es de ellos: es de la gente. El hecho da cuenta de que el PRI y el PAN son lo mismo, y quizás no vayan, como en la telenovela, al cielo. Yo esperaría que no: que los gobernantes ladrones se fueran directamente al “cazo mocho” (como dice la gente al referirse al infierno) y que “los quemaran con leña verde…”.
    Un largo BUUUUUUUUUUU para el gobierno de Jalisco.