Preparados contra el zika

501

En Guadalajara fue confirmado en días pasados el primer caso de una persona infectada por el virus zika. El paciente, masculino de 35 años, fue atendido oportunamente. A la par las autoridades correspondientes tomaron medidas de control del vector, como la delimitación del área, la nebulización terrestre en toda la localidad y búsqueda de casos febriles, acciones que continuarán durante las siguientes semanas, ya que el cambio climático ha propiciado que en temporada de invierno no desaparezca el mosquito transmisor.

El pasado 18 de enero fue notificado el primer caso de un bebé con daño cerebral por zika, en Hawaii.
Al respecto, Moisés Quiles Corona, médico neonatólogo del Hospital Civil de Guadalajara Doctor Juan I. Menchaca, destacó que “una de las principales preocupaciones que existen con respecto a esta enfermedad es en relación a la microcefalia que puede generar en los recién nacidos. Es lo que más preocupa, porque deja secuelas permanentes”.

Añadió que la enfermedad no es tan fuerte en comparación con el dengue o el chikungunya. No obstante, las secuelas de zika pueden seguir presentándose en el largo plazo.

El mosco Aedes Aegypti, que apenas mide siete milímetros, es el vector de tres de estas tres enfermedades que afectan de manera importante a varios países de América Latina: zika, dengue y chikungunya, además de la fiebre amarilla, que si bien ha sido erradicada de México, en Sudamérica aún registra casos.

“Los insectos nos llevan millones de años de evolución, y éste en particular se ha ido adaptando al ambiente urbano”, refirió Ezequiel Magallón Gastélum, director del Instituto Regional de Investigación en Salud Pública del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS).

Al Aedes Aegypti “le gusta el agua limpia con algo de materia orgánica, porque tiene que comer, los lugares no muy asoleados y relajados donde pueda completar su ciclo”, destacó el investigador, por lo que las ciudades le han proporcionado esas condiciones para que sobreviva y sea fácil su reproducción.

Las hembras son las que transmiten la enfermedad. Tienen la capacidad de poner alrededor de 100 huevos en tres días. De éstos, en promedio saldrá la mitad de hembras, que de 12 a 24 horas tendrán la capacidad de picar y transmitir alguna enfermedad, aseveró el especialista.

Ante este panorama, el Hospital Civil de Guadalajara —en sus dos unidades— está preparado en cuanto a conocimientos por parte del personal médico, así como en infraestructura, para atender a pacientes que pudieran presentar síntomas de zika, dándoles un diagnóstico y atención oportunos a través de sus servicios de Urgencias, Infectología y Medicina Interna, afirmó su director, Héctor Raúl Pérez Gómez.

Al ser entrevistado después de que fuera confirmado el primer caso de zika en Jalisco, añadió que el personal médico del Servicio de Obstetricia conoce los riesgos para la salud de una mujer embarazada que presente zika, ya que su bebé puede nacer con microcefalia, afección en la cual la cabeza de una persona es más pequeña de lo normal, de acuerdo con personas de la misma edad y sexo.

Pérez Gómez hizo énfasis en la adopción de medidas preventivas por parte de la población, como: uso de repelentes (principalmente si las personas van a acudir a un lugar donde abunden los mosquitos); empleo de mosquiteros en las viviendas, tapar aljibes, tinacos y cubetas; tirar botellas y recipientes que no sean utilizados, entre otras.

También las personas deben evitar acudir a zonas donde puedan correr un riesgo de adquirir la enfermedad. En el caso del zika existe la recomendación de que las mujeres embarazadas o que quieran embarazarse eviten viajar a Brasil, Colombia, El Salvador y el sur de México, entre otros lugares.

Magallón Gastélum mencionó que este tema no debe ser responsabilidad única de las autoridades, ya que “muchas veces es la irresponsabilidad de nosotros al no tomar en cuenta las medidas de prevención”.

También advirtió que hemos acabado con los depredadores naturales de estos mosquitos, como algunas aves, arañas y hormigas, cuando estas últimas se meten a los tinacos, sacan sus huevos y los exterminan.

Los expertos recomiendan a las personas acudir a recibir atención médica cuando presenten síntomas como fiebre, dolores de cabeza, musculares y articulares, así como conjuntivitis.