Por un nuevo estilo de comunicación

647

El viejo concepto de que las escuelas y estudiantes de comunicación serían referentes de un periodismo independiente que propiciara transformaciones culturales y democráticas perdió vigencia, afirmó Raúl Fuentes Navarro, investigador del Departamento de Estudios de la Comunicación Social (DECS) de la Universidad de Guadalajara (UdeG).

En la conferencia inaugural de Contingente 3.0, Congreso de Comunicación Pública, realizada el pasado miércoles en el campus Belenes del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH), el académico afirmó que el inmediatismo ha sustituido el análisis y la contextualización de los hechos.

Afirmó que “tenemos realidades aparentemente opuestas: el inmediatismo superficial, patrón de conducta de la comunicación contemporánea; incapacidad o desinterés por la contextualización de los acontecimientos que se vuelven efímeros y que provienen de un tipo de periodismo mercantil, de cierta política demagógica y de una educación burocratizada”.

El también investigador del Departamento de Estudios Socioculturales del Iteso expresó que la tecnología está proponiendo redefiniciones acerca de la responsabilidad de los comunicadores, en una era en la que mientras haya redes wifi “estamos enviando señales a quien quiera escucharlas, y sí hay quien quiere escucharlas”.

“Los sistemas tecnológicos no funcionan solos, están diseñados para hacernos sujetos de esa lógica de operación, a veces como opinadores, a veces, casi siempre, como clientes, consumidores; a veces como votantes, como fieles potenciales de una nueva secta, etcétera”. Lo que hace vigente la necesidad de intermediarios humanos, “un elemental punto de confrontación en este tecnologicismo que nos invade y que tiende a entender a los sistemas como si fueran sujetos”, dijo Fuentes Navarro.

Llamó a los estudiantes de comunicación a asumirse como protagonistas de acciones para contrarrestar la práctica de la comunicación más elemental que predomina en la actualidad, y que contribuye al predominio de medios sociales más autoritarios que democráticos y no aporta información para entender la complejidad de la sociedad.

“Cada vez es más difícil tener claro qué hacer o qué pensar. Este país nuestro, como otros, es cada vez más rico en realidades inconvenientes y hasta peligrosas. La comunicación no puede pensarse o disfrutarse o sufrirse como si no tuviera nada que ver, como si fuera una proeza o una diversión tecnológica”.

El congreso fue inaugurado por Héctor Raúl Solís Gadea, rector del CUCSH; Guillermo Orozco Gómez, jefe del DECS; y Carlos Vidales, coordinador de la Carrera de Comunicación Pública de ese centro. Contingente 3.0 continuó el jueves y viernes con ponencias de especialistas en comunicación y cultura, paneles y talleres.

Artículo anteriorAmenazas a los arrecifes del Pacífico
Artículo siguienteConocimiento utilitario