Pedalear con cuatro sentidos

362

Los ojos de Rodrigo son los guías. Él conduce una bicicleta Tándem, es decir, para dos persona. Atrás de él, Bernardo ílvarez sujeta el manubrio, un joven con discapacidad visual que aspira y lucha por una sociedad incluyente y respetuosa con las diferencias.
Después de dar un par de vueltas, es el turno de Javier Silva, quien se guía acompañado de su perro. Él se sube a la bicicleta de forma segura. Alrededor, los niños andan en bicicleta, unos chicos pedalean con más fuerza, una señora camina con sus dos perritos, un joven se desliza en la patineta y Javier no ve nada pero sabe perfectamente todo lo que está ocurriendo gracias a su sensibilidad auditiva.
Bernardo y Javier no quieren ser los únicos ciegos en Guadalajara que usen bicicleta acompañados de un guía, es por eso que los dos se unieron para que el Programa Paseo a Ciegas que comenzó en el Distrito Federal, llegue a la ciudad de Guadalajara. Javier Silva señala: “No somos una asociación, no somos una institución, no somos gobierno, somos ciudadanos sin fines de lucro”.
La inquietud nació cuando Javier Silva aprendió “dermovisión”, es decir, aprendió a ver colores y formas a través del tacto, así fue capaz de pedalear solo y sin necesidad de acompañante, aunque esto por precaución lo hace en espacios abiertos y con pocas personas. Buscó la forma en que esa experiencia arriba de una bicicleta no únicamente la viviera él, al contactarse con su amigo Bernardo quien había también experimentando en una bicicleta a solas.
Bernardo y Javier son dos jóvenes dispuestos a innovar y modificar la idea que la sociedad tiene sobre las personas con discapacidad, especialmente aquellas que viven con alguna discapacidad visual y fomentar el derecho al deporte y a la recreación que tiene esta población.
Es por eso que en Guadalajara, en el andador Escorza estará un módulo de Paseo a Ciegas donde habrá bicicletas, Tándem, que podrán ser utilizas para que un guía lleve a pedalear a una persona con discapacidad visual. Debido al alto costo de estas bicicletas, hasta este momento tienen contemplado arrancar con al menos cinco de ellas y poco a poco buscar patrocinadores y apoyo para incrementar el número de personas que usen la bicicleta.
Javier Silva explica: “Paseo a Ciegas tiene todo el interés de incluir a las personas con todo tipo de discapacidad que sea compatible con la bicicleta. Es nulo o casi no se da que una persona acceda a una bicicleta, en una bicicleta Tándem es una manera de que ellos ganen confianza, seguridad”.
Bernardo insiste en que “los espacios públicos sean también incluyentes para las personas con discapacidad y por eso iniciar en la vía recreactiva donde todos podemos interactuar de una forma sana”. Él también experimentó lo que es pedalear solo. El día que lo hizo dice: “Enloquecí, me sentí libre y muy feliz”.
Aunque podrían hacerlo como ciegos, en el PAC no manejarán solas las personas con discapacidad por seguridad de ellos y de los usuarios de la vía recreactiva. La experiencia la vivirán acompañados de un guía.
El grupo está convocando a que personas interesadas en participar acudan a este espacio y aporten su tiempo, esfuerzo físico y su vista para que las personas con discapacidad visual pedaleen.
De igual forma, buscan voluntarios e invitan a las personas a sensibilizarse con la discapacidad como propone Javier Silva: “Que la sociedad misma se suba, le vamos aprestar un paliacate, un antifaz para que pedalee a ciegas porque queremos sensibilizar sobre la discapacidad, aunque la vía recreactiva es un momento para la recreación también para que la sociedad experimente y ponga a prueba sus sentidos”.
Que aprendan como dice Bernardo: “Se dice que los ciegos nacimos para confiar. ¿Por qué las demás personas no aprenden a confiar y a sentir con sus otros sentidos y no únicamente con la vista?”.
El próximo 27 de marzo durante la Vía Recreactiva será el primer día en que se eche andar este sueño de Javier y Bernardo, por primera vez en Guadalajara habrá un recorrido a ciegas para llegar a la inclusión en bicicleta.