Paola Chaurand Lara

    1254

    Paola Chaurand Lara, egresada de la licenciatura de artes audiovisuales, es motivo de orgullo para la Universidad de Guadalajara por ser una de las acreedoras del Mayahuel a Mejor cortometraje durante la pasada edición del Festival internacional de cine en Guadalajara.
    Además del reconocimiento a su trabajo, Paola Chaurand recibió un premio en efectivo por tres mil 500 dólares.
    La historia de El viejo, la obra ganadora, gira alrededor de un campesino a punto de morir. Como su familia debe volver al trabajo, entre todos deciden ponerle fecha a su velorio y entierro.
    “Traté de jugar con esa atmósfera. Me inspiré en elementos rulfianos, matizados con un poco de humor negro. Leí Pedro Páramo, de Juan Rulfo, así como un cuento de Maupaussant. Esos dos autores me motivaron.
    “Me empeñé en reflejar en mis cortos todas esas historias oscuras de los pueblos. Cuando voy a un pueblo, lo que llama más mi atención son las personas que se te quedan viendo y cuando les preguntas algo, hablan poco o solo mueven la cabeza.
    “La muerte también me inquieta. Es como el principio de un ciclo, de algo más. Utilizo la muerte para hablar de la vida. No quise recurrir el folclor, porque siento que ya ha sido muy explotado”.
    El gusto por los pueblos y sus misterios surgió de sus frecuentes viajes a Etzatlán, Jalisco, los fines de semana, para visitar a sus abuelos.
    “Muchos de los diálogos que incluyo en el cortometraje los construí con frases que dicen mis abuelos. Creo que eso es algo que ya traigo arraigado en mí. No lo puedo hacer a un lado”.
    Los actores que participan son todos locales: Gerardo Rodríguez Llergo y Marisa Larios, como protagonistas, y en el reparto Alberto Ornelas, Luz Elena Cueto, entre otros. Los extras, incluido a quien hace el papel del viejo, son de Sayula.
    “Creo que en Guadalajara hay muchos actores talentosos. Me gusta trabajar con los locales, aunque hay gente que prefiere hacerlo con los del Distrito Federal porque ya tienen renombre”.
    Para la comida y hospedaje del reparto tuvo que conseguir patrocinios, pues las filmaciones transcurrieron en Sayula, Jalisco, en un paraje apartado y desértico. De hecho, no había luz eléctrica. “La Comisión Federal llevó instalaciones, donde montamos el equipo”.
    El corto, rodado en 35 milímetros, fue asesorado por Óscar Carvajal y el comité de titulación de artes audiovisuales. El Departamento de Imagen y Sonido apoyó a Chaurand Lara con dinero y equipo, mientras que en la posproducción el auxilio provino de la Dirección de Producción Audiovisual (Dipa).
    En total fueron necesarios seis días de filmación y casi un año de posproducción.
    Paola Chaurand es becaria del Fondo Estatal para la Cultura y las Artes, para realizar el documental La cruz de Tacamo, cuyo tema central es la fe en los pueblos.
    “Los citadinos a veces son muy escépticos. No creen en apariciones y milagros. Con mi trabajo busco demostrar que la gente que vive en los pueblos sí cree”.
    Otro de los proyectos de Paola es la escritura de un guión para largometraje. “En el Festival internacional de cine conocí a muchos productores y directores. Una vez que tenga el guión, iré con ellos”.