Nobel de medicina del 2008

837

La asamblea Nobel del Instituto Karolinska decidió dividir el premio Nobel de Medicina o Fisiología del 2008 en dos mitades. Una de ellas es para Harald Zur Hausen, por su descubrimiento de que el virus del papiloma humano causa el cáncer cervical; y la otra mitad del premio, de manera conjunta, a Franí§oise Barré-Sinoussi y Luc Montagnier, por descubrir el virus de inmunodeficiencia adquirida.

Virus del Papiloma Humano
El doctor Harald nació en 1936 en Alemania, es profesor emérito y director científico del Centro Alemán de Investigación del Cáncer en Heildelberg, Alemania; él postuló que el virus del papiloma humano era una de las causas del cáncer.
En contra de la visión prevaleciente durante la década de los 70, Harald Zur Hauser asumió que si las células tumorosas tenían un virus oncogénico, deberían de tener integrado ADN viral en sus genomas. Por lo tanto, los genes del Virus del Papiloma Humano (VPH), que promueven la proliferación celular, deberían de ser detectables por medio de búsquedas específicas de células tumorales de tal ADN viral. Zur Hausen persiguió esta idea a lo largo de 10 años, mediante la búsqueda de diferentes tipos de VPH, una búsqueda que se hizo difícil porque sólo partes del ADN viral se integran al genoma del huésped. Él encontró en 1983 un nuevo tipo de ADN-VPH en las biopsias de cáncer de cerviz, que era capaz de generar tumores, específicamente los tipos VPH16 y 18; y, para 1984, los encontró en el 70 por ciento de las biopsias de cáncer cervical, en muestras que provenían de todo el mundo.
La importancia del descubrimiento se demuestra por el hecho de que más del cinco por ciento de todos los cánceres alrededor del mundo, son debidos a la infección persistente de este virus y de que este tipo de infección es la más común de las infecciones de transmisión sexual, con una prevalencia entre el 50 y 80 por ciento de la población.
De los más de 100 tipos conocidos de VPH, cerca de unos 40 afectan el tracto genital y cerca de 15 de ellos ponen a las mujeres en alto riesgo de cáncer cervical; pero también se encuentra en algunos cánceres de la vulva, del pene y de la boca. En este momento se sabe que el VPH puede ser detectado en 99.7 por ciento de las mujeres que tienen cáncer cervical, afectando a 500 mil mujeres al año.
Con el descubrimiento de los tipos 16 y 18 se pudieron desarrollar las vacunas que proveen protección a alrededor del 95 por ciento de las infecciones de alto riesgo para desarrollar el cáncer y que ayudan a evitar las cirugías y los altos costos del cáncer cervical.

Virus de Inmunodeficiencia Adquirida
Franí§oise Barré-Sinoussi nació en 1947, en Francia, es un virólogo que trabaja como profesor y director de la Unidad de Regulación de las Infecciones Retrovirales del Departamento de Virología del Instituto Pasteur; mientras que Luc Montagnier, nació en 1932 en Francia, es profesor emérito y Director de la Fundación Mundial para la investigación y Prevención del SIDA.
Ellos descubrieron el virus de la inmunodeficiencia humana. La producción del virus fue identificada en los linfocitos de pacientes con nodos linfáticos inflamados en las etapas tempranas de la adquisición de la inmunodeficiencia y en la sangre de los pacientes que estaban en las últimas etapas de la enfermedad.
Barré-Sinoussi y Montagnier definieron este retrovirus como el primer lentivirus humano y lo caracterizaron en base a su morfología, bioquímica y por sus propiedades inmunológicas. El VIH deteriora el sistema inmune debido a una masiva replicación del virus y por causar un daño a los linfocitos.
Para 1981 se había establecido que existía una nueva enfermedad que atacaba el sistema inmunológico, por lo que se volvió imperativa la búsqueda del agente causal; Franí§oise Barré-Sinoussi y Luc Montagnier aislaron y cultivaron células de los ganglios linfáticos de pacientes que tenían los síntomas de estar en las primeras etapas de la enfermedad; ellos detectaron actividad de la enzima retroviral reversa transcriptasa, un signo directo de la replicación de un retrovirus.
En contraste con los previamente caracterizados retrovirus oncogénicos humanos, el nuevo retrovirus que ellos habían descubierto, conocido ahora como virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), no induce un crecimiento celular descontrolado; en vez de eso, el virus requiere la activación celular para la replicación y la fusión celular de los linfocitos T; esto parcialmente explica cómo el VIH deteriora el sistema inmune, puesto que las células T son esenciales en el sistema inmune.
El significado de su descubrimiento puede ser visto en un contexto global, ya que afecta al uno por ciento de la población mundial. Pronto, después del descubrimiento del virus, muchos grupos contribuyeron a la definitiva demostración del VIH como la causa del Síndrome de Inmunodeficiencia Humana (SIDA). El descubrimiento de Barré-Sinoussi y Montagnier hizo que rápidamente se obtuviera el genoma del virus, lo cual ha permitido la identificación de importantes detalles de su ciclo de replicación y cómo el virus interactúa con su huésped; más aún: permitió el desarrollo de métodos de diagnóstico a personas infectadas que han limitado la expansión de la pandemia.
La identificación de la interacción de virus-huésped, ha dado información de cómo el VIH evade la inmunidad del huésped deteriorando la función de los linfocitos, por medio del cambio constante y escondiendo su genoma en el ADN del linfocito del huésped, haciendo su erradicación difícil incluso después de un largo tratamiento antiviral; el conocimiento extenso acerca de estas interacciones entre el virus y el huésped ha generado resultados que pueden proveer ideas para desarrollar vacunas futuras, así como aproximaciones terapéuticas que apuntan a la latencia viral.

* Doctorante del Departamento de Neurociencias
Integrante de la Red de Comunicación y
Divulgación de la Ciencia
Unidad de Vinculación y Difusión

Artículo anteriorSalvador Garibay
Artículo siguienteBasta de Violencia