No estamos de acuerdo

    569

    Hay un dicho popular que dice: católico ignorante, seguro protestante. En relación al artículo publicado en La gaceta de la Universidad de Guadalajara, edición 535, titulado “Zapping espiritual”, nos llama la atención lo que la autora menciona en su primer párrafo: “La Iglesia Católica utiliza a la prensa, la radio y la televisión para mediatizar sus rituales y ganar adeptos en la lucha que sostiene con otras religiones de todo el mundo. Les sirven como una herramienta para ganar poder.”
    Estamos seguras de que no se trata de ganar adeptos, ni mucho menos poder; el hecho de que la Iglesia Católica utilice los diferentes medios de comunicación es para evangelizar, es una forma de dar catequesis y llegar a aquellos practicantes que de alguna manera quieren prepararse, conocer y profundizar más en su fe.
    El Papa Juan Pablo II, fue un gran impulsor para la utilización de los medios de comunicación, y éstos no son para obtener más poder sobre otras religiones. De Juan Pablo II textualmente se cita: “Significa reconocer que las diferencias no nos empujan al enfrentamiento sino al respeto, a la colaboración leal y a la edificación de la paz. La intención es no rezar juntos, sino estar juntos para rezar. Queremos proclamar ante el mundo que la religión no debe ser nunca motivo de conflicto, de odio o de violencia”; por lo cual sólo se busca la unificación y respeto con los demás, no se viene a imponer una religión sino darse a conocer.
    Hay personas que por su edad les es difícil asistir al templo a participar de la misa, a rezar el rosario en comunidad o asistir a cursos parroquiales; y dado el impacto de la televisión, la radio, la prensa escrita y las tecnologías de comunicación e información en general, es posible llegar a ellos.
    En relación al comentario sobre el Semanario de la Arquidiócesis de Guadalajara: “Su editorial es conocida por ocuparse de temas de la agenda social, legislativa o de gobierno tomando una postura crítica cuando conviene”. Tal parece que la autora pretendiera que este periódico se abstuviera de emitir comentarios al respecto. La vida social es un tema que afecta no sólo a los miembros de esta religión (desde los representantes hasta los mismos practicantes) sino a quienes profesan otra fe, ya que todos tenemos algo en común: somos seres humanos (y mexicanos). Y desde luego nos afectan las injusticias que acontecen en nuestro país.
    Por otra parte hay que tener en cuenta que en nuestro país existe la libertad de información, dicha libertad nos permite a todos plasmar nuestro punto de vista al respecto de temas de interés social, e inclusive a la propia iglesia católica, la cual también tiene derecho a la utilización de los medios masivos de comunicación.