Ni para comer

158

Raquel Vera Gómez gana dos mil 650 pesos quincenalmente como diseñadora en una imprenta; trabaja una jornada de ocho horas diarias, de lunes a sábado (más las horas extras que no le pagan), lo cual no le permite contar con un segundo empleo, pero se apoya con las ganancias de vender cosméticos por catálogo y así apenas alcanza los seis mil pesos por mes. Con menos de esta cantidad de dinero sobrevive más de la mitad de los mexicanos.

“Con mi trabajo apenas puedo vivir, pero desde que egresé de la carrera hace tres años, no he encontrado algo mejor pagado, y menos poner mi propio negocio. Esto ha sido mi mejor opción”.

Los domingos gasta en la despensa de la semana entre 450 y 500 pesos para sus tres comidas al día, y artículos de aseo para el hogar y personales. Diario compra cuatro pasajes de camión, que suman a la semana 144 pesos y paga una renta de dos mil 700 pesos al mes.

“Con mi sueldo sobrevivo, y con lo que gano del catálogo, que no es nunca fijo, saco para las emergencias, como algún medicamento. Por suerte no tengo hijos”.

Raquel vive en las mismas circunstancias económicas que el 58 por ciento de los mexicanos, quienes ganan menos de tres salarios mínimos. “Este porcentaje, más el seis por ciento de las personas que no reciben un ingreso por laborar en un negocio familiar, suman un 63 por ciento de la población que percibe menos de tres salarios mínimos”, explicó el investigador del Departamento de Métodos Cuantitativos, del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA), Héctor Luis del Toro Chávez, con base en datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del cuarto trimestre de 2013.

Economía mexicana en recesión
Mientras que la firma financiera estadounidense Bank of America Merrill Lynch sostiene que la economía mexicana todavía se encuentra en recesión, el secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Luis Videgaray, asegura que está creciendo, aunque en menor porcentaje de lo que se esperaba. El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) reconoce que la economía mexicana se encuentra estancada, por el lento ritmo de crecimiento que ha mostrado en los últimos trimestres.

Del Toro Chávez, especialista en economía, explicó que en el bolsillo de la clase trabajadora la recesión es real: “Las familias tapatías viven serios problemas, ya que el incremento de 2.52 pesos al salario es rebasado fácilmente por el alto costo de los productos”.

Añadió que el problema de la inflación sigue impactando a la población de forma significativa y creciente.

“Al concluir el segundo bimestre de 2014, se estimó una inflación acumulada del cuatro por ciento, producto de una inflación del 2.95 al cerrar febrero y de 1.05 al concluir abril”.

El deterioro del poder adquisitivo repercute en los niveles sociales y en la calidad de vida de la población.

“Impacta en el asunto alimentario, y muchos trabajadores tienen que sacrificar parte de su consumo de alimentos para satisfacer otras necesidades. El ingreso de las familias no alcanza ni para comer: el huevo ha tenido un impacto importante, porque es un producto de relativo bajo costo. La población ha tenido que sustituir las proteínas animales contenidas en la carne por otras de menor calidad, como salchicha o chorizo. En cuanto al consumo de frutas, éstas han sufrido incrementos significativos en su precio, y productos convencionales, como el jitomate, la papa o la calabaza también han aumentado su costo a causa de factores climatológicos, el intermediarismo o el acaparamiento”, dijo Del Toro Chávez.

Canasta básica
En 10 años se ha más que duplicado el costo de los 121 artículos alimenticios y de primera necesidad que conforman la canasta básica: de costar 3 mil 800 pesos en 2005, ha alcanzado hasta 7 mil 522 en 2014, indicó el académico.

El limón, el plátano, la mostaza, los pañales desechables y las galletas dulces son algunos de los productos que reportan más aumentos. “De acuerdo con la investigación, 103 artículos presentaron incrementos, 64 por arriba del cuatro por ciento, y 18 reportaron una baja en el precio”.

El trabajo de investigación que realiza Del Toro Chávez es realizado de manera permanente y analiza los índices de precios de la canasta básica en la zona metropolitana de Guadalajara, pero los resultados pueden ser considerados una réplica de los del ámbito nacional.