Muestra itinerante de iglesias

    805

    Una muestra itinerante compuesta por fotografías de templos y capillas de la zona metropolitana de Guadalajara y sus alrededores forma parte de las 44 piezas captadas por Joaquín Ayala Garza y que a partir del 8 de febrero están exhibidas en el Centro Universitario de la Ciénega (CUCiénega).
    Afectado desde hace 10 años por las secuelas de una hemorragia cerebral que le impiden mover el lado derecho de su cuerpo, el exfotógrafo de El occidental ha contado con el apoyo de su esposa e hija para dejar plasmada una obra que incluye los templos más “fotogénicos” que encontró a su paso. Como resultado, su trabajo le ha valido diversas exposiciones en galerías y centros culturales.
    “La enfermedad me ha afectado, pero las fotos las he tomado con la izquierda. Se me olvidaron otras cosas, pero no el gusto por la fotografía”, señala quien fuera durante 40 años reportero gráfico de uno de los periódicos más antiguos de la ciudad.

    Los mejores

    Ayala Garza menciona que como reportero gráfico que fue, le gusta retratar “todo”, pero se decidió por los templos, ya que por esas fechas tendría lugar en nuestra ciudad el Congreso eucarístico internacional.
    “Decidimos tomar fotografías de los templos arquitectónicamente más antiguos y bellos de la zona metropolitana y otros municipios. Buscamos quien nos patrocinara y de ahí pudimos sortear algunos gastos para salir de la ciudad”.
    Comenta que en nuestra región hay templos bastante “fotogénicos”, que merecieron estar frente a su cámara, como la catedral de Guadalajara, las iglesias de san José de Gracia, san Felipe Neri, san Sebastián de Analco, el templo de san Agustín y el Expiatorio, este último captado junto con el edificio de la Universidad de Guadalajara.
    Viajó a Tapalpa para retratar “cuatro templos muy antiguos y hermosos que hay en el pueblo. Luego fuimos a Tototlán, para continuar en Atotonilco el Alto y La Barca. En Santa Cruz de las Flores encontré la iglesia más antigua, luego llegamos a Tlajomulco y rematamos en Cajititlán, donde se encuentra el tradicional templo de los Reyes magos”.
    En cartulinas con un tamaño final de 11 por 14 pulgadas, las fotografías a color de Joaquín Ayala comenzaron su recorrido en octubre de 2004 en el centro cultural El Refugio, en Tlaquepaque. Las imágenes causaron un buen impacto, en especial en el público extranjero.
    En noviembre la muestra fue expuesta junto con otros artículos y obras de arte religioso en la Casa de la cultura de Tlajomulco. El alcalde Andrés Zermeño en persona inauguró la exposición. En diciembre continuó en el centro cultural Colomos y ahora, en el CUCiénega.
    Para los interesados, el costo de cada imagen es de 400 pesos. “Recibo muchas felicitaciones por la muestra y les gustan bastante las fotografías, pero son pocos los que compran. Hasta la fecha solo he vendido un par”.

    Artículo anteriorDelfines una medicina acuática
    Artículo siguienteAlma Leticia Flores ívila