Modernidades infernales

    758

    Actualmente las modernidades infernales son el pan nuestro de cada día. Desde el 29 de julio se han abierto las puertas del infierno en Arizona. La muy impopular iniciativa de la Ley Arizona SB 1070, que rabiosamente ha impulsado su detestable gobernadora Jan Brewer, ha sido aprobada disfrazadamente. Dizque temporalmente quedan en suspenso los apartados racistas. Sin embargo, al tiempo comprobaremos que solamente se trata de una ingeniosa estrategia política que, desgraciadamente, ya se comienza a reproducir en otros Estados de la Unión Americana. De hecho, hoy se sabe que en el estado de Florida ya se ha diseñado una iniciativa mucho más radical que la originada en Arizona. Y lo que falta.
    Desafortunadamente nuestros connacionales son quienes recibirán las primeras consecuencias. Persecución, encarcelamiento y deportación. Sí, en verdad que se trata de una verdadera pesadilla. Toda una revolución de sentimientos. Tristeza, pena, vergí¼enza, coraje, etcétera. Finalmente, el resultado será el menos esperado, nuestra gente, nuestra raza, será expulsada inmisericordemente, con todas sus consecuencias para ambas partes. Así quiere crecer y desarrollarse el país más poderoso del mundo. Ni sus múltiples libertades y cacareada democracia serán suficientes para frenar dicho avasallamiento.
    Además, hay algo que prácticamente ha pasado inadvertido, pero que presenta innumerables implicaciones sociales y políticas, y que ha quedado enmascarado en dicha Ley. Se trata de la cortina de humo que representa tal iniciativa y sus similares, para que tenga quehacer su presidente Obama, y se entretenga legislativamente en beneficio de su decaída popularidad para fortalecer sus aspiraciones reeleccionistas.