Microorganismos sanitarios

    168

    Para empezar se hace necesario decir que sí existen los microorganismos sanitarios, es decir, aquellos microbios que participan en favor del bienestar y salud de los seres vivos, dentro de los cuales se encuentra el ser humano.
    Los microbiólogos les conocen genéricamente como microflora normal (MN), aunque algunos pocos todavía se atreven a decirles microbiota normal. La verdad es que representan un tipo muy particular de interacción simbiótica, en el cual existe un beneficio mutuo entre el huésped y el hospedero.
    El tipo de MN que nos acompaña desde el nacimiento a todos los mamíferos es el que se adapta al tracto gastrointestinal (TGI) y que posteriormente, participa activamente de los procesos de la degradación y absorción nutricional.
    Cuando cualquier organismo vivo es amenazado por factores desestabilizadores como el estrés y la nutrición, la MN del TGI trastoca su propia composición y comienza la tendencia negativa de disminución cuali cuantitativa de las especies normales, como podría ser Lactobacillus spp, además de un significativo aumento de las especies oportunistas como Proteus spp. Este fenómeno es conocido como disbacteriosis y, en sus tres primeros niveles es reversible. Es decir, se puede lograr una completa recuperación orgánica. Sin embargo, en el cuarto nivel del mismo, la regresión es imposible y el pronóstico es reservado.
    Estrictamente la MN del TGI se divide en epimural y luminal, es decir, la que se localiza adherida en los epitelios y aquella que se localiza adherida sobre las estructuras fibrosas que se ubican en la luz intestinal, respectivamente.
    Se reconoce que los propios estilos de vida son determinantes para decretar el necesario equilibrio entre las especies integrantes de la MN del TGI. Por lo mismo, cada uno de nosotros somos responsables de lo que tenemos, ya que la selección natural de los microorganismos se lleva a cabo, fundamentalmente, en base al soporte que representa una dieta saludable que incluya una proporción razonable de fibra, proteínas, vitaminas de frutas, carbohidratos y agua.