México en el presupuesto 2020

475

En este escenario de la presentación del presupuesto 2020, por primera vez podremos prestar atención a los ejes sobre los cuales se va a desempeñar el funcionamiento del gobierno el próximo año. En el plan presentado por el secretario de Hacienda destacan tres ejes: Bienestar social, Seguridad y Petróleos Mexicanos. En los tres rubros se muestran algunos ajustes y reafirmación de conceptos que tuvieron lugar durante este año.

En el proyecto que presentó la Secretaría de Hacienda, destacan los recortes a dependencias federales. De esta manera la Secretaría de Gobernación tendrá una recaída del 90.45 por ciento respecto del presupuesto del año pasado. Para la Secretaría de Turismo se prevé reciba más de 5 mil millones de pesos, cifra menor a los 8 mil 765 millones de pesos asignados en el presupuesto de 2019. Para la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) fueron propuestos 28 mil 756 millones de pesos, menor a los 43 mil 265 millones de pesos presupuestados para el gasto de 2019 de la dependencia.

Entre las dependencias que cuentan con incrementos considerables para el desarrollo de sus funciones, se encuentra la Secretaría de Energía, con un crecimiento del 78.14 por ciento respecto del presupuesto de este año; la Secretaría de la Función Pública con un alza del 62 por ciento; el INEGI contará con un considerable 32.22 por ciento de crecimiento; en el caso de la Secretaría de Educación Pública, están previstos 324 mil 712 millones de pesos, en contraste con los 300 mil 140 millones de pesos ejercidos en 2019.

Afirman que el objetivo será “no dejar a nadie fuera”, por lo que buscarán acabar con la marginación que sufren diversos sectores de la población, para lo cual habrá programas prioritarios. El piso está claro, sin embargo, el diagnóstico no parece asumir de manera clara un problema histórico y estructural de este país. Un incremento de 24 mil millones no constituye la fórmula para no dejar fuera del sistema educativo a segmentos amplios de la población. Sobre este asunto podemos combinar ese incremento con el hecho de que el recorte de 15 mil millones de pesos al programa Jóvenes Construyendo el Futuro que, según la secretaria de Trabajo, no afectará su operación el próximo año.

Desde otro ángulo, dijeron que no habrá creación de nuevos impuestos. Sin embargo, preocupa que la base de recaudación siga siendo la misma, sin incrementos sustanciales, con lo que, de nueva cuenta, la carga impositiva estará sustentada en el mismo segmento de trabajadores cautivos, sin diversificación o ampliación de la gama sobre la que recae la obligación recaudatoria.

Los escenarios en los que se presenta el tema presupuestal no han dejado claridad en el horizonte y, como en cualquier examen, se espera que los funcionarios tengan sus planes estructurados y organizados para poner en funcionamiento, ahora sí, como plan auténtico y exclusivo de este gobierno, las operaciones y funciones que van a desarrollar.

Definitivamente, el campo del crecimiento económico, la productividad y la respuesta al escenario global-internacional no quedan claros en el paquete, pero los temas del petróleo, la seguridad y el bienestar social están apuntalados.

Tenemos pues, un esquema y las bases para su evaluación y ya habrá tiempo de analizar su desarrollo y logros de objetivos o de reconversión del sistema.