Los valores de Jalisco

2232

Los jaliscienses no son tan conservadores como se cree. Priorizan a la familia y el trabajo, pero la religión ya no ocupa un lugar tan importante en sus vidas. En la entidad existe una tenue identidad partidista, por eso, la política ocupa el último lugar en los intereses de la sociedad, lo cual podría explicar la volatilidad del voto.

Así lo comentaron los presentadores del libro Los valores de los jaliscienses 1997-2017, de Marco Antonio Cortés Guardado, investigador de la Universidad de Guadalajara (UdeG), y que analiza y compara los resultados de la Encuesta Estatal de Valores realizada por el autor como parte del estudio “Jalisco a futuro en 1995, 2005, 2012 y 2017”.

Cortés Guardado, enfatizó que, efectivamente, al jalisciense ya no le preocupa lo que diga la Iglesia, e incluso le molesta que las religiones se metan con las libertades individuales, por lo cual, la idea de que Jalisco es conservador está ya desfasada.

Recordó que toda la información procede de las cuatro rondas de aplicación de la Encuesta Estatal de Valores.