Los calorones de junio

    593

    Se ha dicho que en estos días, en algunas partes del estado y, quizás, hasta en Guadalajara y su zona metropolitana, se alcanzarán temperaturas de cuarenta grados; si es verdad, todos tendremos que llevar en nuestros portafolios, maletines o bolsas del mercado al menos un tarro de agua o tal vez una buena dotación de cervezas, ya que han dicho que la cerveza es uno de los mejores remedios para la deshidratación. No obstante a la broma anterior, lo ciertos es que al menos en Guadalajara si no se ha llegado ya a los cuarenta grados de “la calor” todo parecería que sí, pues han estado tremendos los días de sol y apenas han caído un par de tormentas dignas de ser nombradas.

    Esta temporada sí que ha sido caliente, no le cabe duda a nadie: nuestras noches y días empapados en sudor nos han recalcado y nos han hecho pasar insomnios, pero tremendos. Bendito calor, sí, porque también hay que dar gracias porque el sol sale y se muestra a plomo, pero bien podría caer ya la lluvia. Esperemos que la noche de San Juan —el 24 del mes— sea benigna y que caiga la lluvia, que caiga, que caiga, que caiga ya. Ya sabemos: la esperanza muere al último, esperemos no llegar deshidratados para ese esperado sábado de San Juan.

    Artículo anteriorUn premio al empeño y a la institución
    Artículo siguientePolíticas públicas para enfrentar la inseguridad