Lluvias percances y accidentes

    597

    Apenas llega el temporal de las lluvias y ya los percances viales y los accidentes fatales se muestran. Durante estos días, con los alcances de “Marlene”, la Zona Metropolitana de Guadalajara ya se vio afectada por el caos vial, las calles inundadas y las visibles marcas en las calles lacradas por los baches. Eso no es para sorprender, pues ya es una costumbre de todos los años y con las malas obras realizadas por los ayuntamientos en materia de pavimentación. Esperemos que ahora sí el ayuntamiento tapatío esté colocando buenos materiales y en lo consecuente los automovilistas no se vean afectados por los mil y un baches tapatíos.
    Las administraciones se curan en salud cada vez que hacen nuevas obras y describen que ahora sí, con sus obras, no volverá a pasar igual que con otras administraciones anteriores a ellos. Y los ciudadanos, en verdad, así lo esperamos. Por otra parte, en los días anteriores, ya en Tonalá las torrenciales lluvias con sus fuertes corrientes han cobrado una vida, pues un hombre fue arrastrado por las aguas turbulentas y, al parecer, no se ha encontrado o al menos hasta ahora que escribo esta carta Protección Civil de Tonalá ha declarado que no. La falta de protección en los arroyos de temporal en Tonalá están desprotegidos y no es la primera vez, en estos temporales de lluvia, que personas (adultos o niños) pierdan la vida. Es lamentable que ocurra y es peor que las autoridades municipales no sean amables con la ciudadanía al colocar en estos afluentes muros que prevengan y protejan a la ciudadanía. Pero ni eso ni en lo que concierne a baches, los pobladores tenemos a unas autoridades responsables que den realicen, en verdad, su papel. Como ahora estamos en precampañas, todos buscan el lucimiento en la realización de obras públicas, pero en lo que respecta a realizar bien su papel, la verdad es que están y seguirán reprobados, no importa de cuál partido sean. Asunto en verdad lamentable…

    Artículo anteriorJosé Luis Malo
    Artículo siguienteEl sistema educativo mexicano