Llegaron las morales

    541

    Pues ahora sí, llegaron las “morales”. Aquellas señoritas del buen decir en defensa de la moral y los valores que se han perdido.
    Señorita Alicia Morales, reconocer y defender la dignidad del Hombre, implica reconocerle su capacidad como ser autónomo para satisfacer sus necesidades (fisiológicas, de seguridad, de afiliación, etc.). Esto es, reconocer su valía.
    La iglesia católica no le reconoce a usted como un ser humano, puesto que no le concede la capacidad de tomar sus propias decisiones con respecto a su propio cuerpo.
    Usted no puede procurarse placer sexual si no hay reproducción y culpa de por medio. Eso para usted le está negado, por ejemplo. Ni hablar de las personas que no son heterosexuales. Para su iglesia esas personas simplemente no existen o son enfermos. Entonces, no hablemos de dignidad hasta que haya un cambio de actitud de sus líderes  (hombres, por cierto).