Las pandillas desde adentro

561

La investigación e intervención “Porque así soy yo: identidad, violencias y alternativas sociales entre jóvenes pertenecientes a barrios o pandillas en colonias conflictivas de Zapopan”, dirigido por el doctor Rogelio Marcial, profesor investigador del Departamento de Estudios de la Comunicación Social, de la UdeG y de El Colegio de Jalisco, ha sido la plataforma propicia para el trabajo conjunto de autoridades del municipio de Zapopan, la comunidad académica y la sociedad civil, en un intento por promover prácticas de socialización que eviten la violencia y el consumo de drogas en colonias consideradas conflictivas.

Para lograrlo, un grupo de 40 investigadores coordinados por Marcial, realizaron investigación de campo con entrevistas, encuestas y grupos focales en las cuatro colonias que sirvieron de muestra, de acuerdo a la selección realizada por el ayuntamiento de Zapopan con relación a sus altos índices de violencia y marginalidad: San Juan de Ocotán, Santa Ana Tepetitlán, Mesa de los Ocotes y Lomas de la Primavera.

La coordinación con los grupos pandilleros de la zona fue esencial, pues “el programa exigía —y por eso decidí participar en él” que se involucrara a los propios jóvenes en el diseño de las alternativas posibles, generando actividades que les llamaran la atención”, dijo Rogelio Marcial.

Entre los múltiples productos surgidos del proyecto está la capacitación a miembros de personal de la Secretaría de Prevención del Delito, en la implementación de talleres de grafiti, derechos humanos, actores de paz, solución de conflictos, creación musical y DJ; la grabación de un disco de rap, surgido de un concurso en cada colonia, en el que la única regla era que sus letras no incitaran a la violencia o al consumo de drogas, y la publicación, a finales del presente año, de un libro académico que recogerá los resultados de la práctica de intervención.

A lo largo del proceso, explica Marcial, “el cineasta Jonás González-Illoldi, fue recogiendo la evidencia de los avances de la investigación, al mismo tiempo que sus filmaciones dieron lugar al documental Donde moran los sueños”.

En este producto fílmico queda de manifiesto una problemática social que es compartida por otras colonias de diversos municipios, como “la deserción escolar en la secundaria, la ausencia de espacios públicos para reunirse —llámense unidades deportivas o parques—, que obliga a los jóvenes a salir a la calle y, generalmente, a empezar rivalidades con otros grupos; la cantidad de personas que viven en una misma casa, de entre cinco y siete en sólo dos habitaciones, y en muchas ocasiones, la necesidad de escoger entre el estudio y el trabajo, que a veces ni siquiera es uno legal”, concluyó el coordinador general del proyecto, que espera poder implementar a futuro un programa similar en otros municipios.