Las mujeres de Eduardo Galeano

    804

    Mujeres, cuya edición fue supervisada por el propio Eduardo Galeano, desgrana en pequeños relatos la vida y obras de personajes históricos y anónimos, es un sentido homenaje a las mujeres que festejan la vida porque no se resignan y en cuyas figuras Galeano reivindica la dignidad del ser humano, según describe la editorial Siglo XXI.

    Eduardo Galeano, quien murió el pasado mes de abril a los 74 años, recibirá la distinción de Doctor Honoris Causa (Post Mortem) de la Universidad de Guadalajara en la próxima edición de la Feria Internacional de Libro.

    El pasado 11 de noviembre el Centro Universitario de Tonalá, a través de la División de Ciencias Sociales y Humanas, organizó un diálogo entre mujeres miembros de la comunidad del CUTonalá, para discutir la que fuese la última obra del reconocido y multipremiado autor.

    Durante más de una hora, Ruth Padilla Muñoz, Rectora del Centro Universitario, María Rodríguez Batista, Marina del Sagrario Mantilla Trolle, Mary Luz Alzate Zuluaga y Afra Citlalli Mejía Lara, comentaron fragmentos de la obra.

    Mujeres contiene crónicas, relatos y anécdotas de personajes femeninos tan disímiles entre sí como las épocas en que vivieron.

    En la conversación a varias voces coincidieron al decir que Galeano se caracteriza por ser magistral en su escritura y en su prosa, lo que permite una lectura ágil.

    Indicaron que el autor combina de manera magistral la expresión literaria, el ensayo, la poesía y que a través de 170 narraciones maneja tiempos y espacios distintos, que van de la aventura a la tradición.

    Aseguran que Galeano en su obra pinta un mosaico de figuras femeninas que motiva a repasar sus libros y degustarlos con pequeños arrebatos para entenderlos, llevando hacia las ideas de un escritor que ha conmovido al mundo.

    En esta antología, describe la intensidad de personajes femeninos conocidos por perseguir una causa, como Juana de Arco, Rosa de Luxemburgo o Rigoberta Menchú; por su propia hermosura o talento, por ejemplo Marilyn Monroe o Rita Hayworth, Frida Kahlo o Marie Curie, Camille Claudel o Josephine Baker. Pero también cuenta las hazañas colectivas de mujeres anónimas: las que lucharon en la Comuna de París, las guerreras de la revolución mexicana, las que —en un prostíbulo de la Patagonia en Argentina— se negaron a atender a los soldados que habían reprimido a los obreros.

    Artículo anteriorExposición de la gráfica contemporánea en el CUCSH
    Artículo siguienteDebaten sobre tendencias en educación en UdeG y el mundo