Las comunidades virtuales

375

Una comunidad surge cuando se juntan un grupo de personas con un objetivo común y analizan temas para emitir una idea, propuesta o proyecto ante hechos ocurridos o metas planteadas; comparten y debaten información, conversan y socializan de una forma simultánea. En nuestra modernidad las comunidades virtuales son lo mismo, pero con más integrantes y más rápidas en sus formas de comunicarse. Según Wikipedia se denomina “comunidad virtual” a aquella comunidad cuyos vínculos, interacciones y relaciones tienen lugar no en un espacio físico sino en un espacio virtual como internet.
El sentido de pertenencia a una comunidad virtual se expresa en la reciprocidad del apoyo que recibe cada elemento de los demás integrantes, en el sentimiento de eficacia que se adquiere cuando sabes que tus contribuciones hacen eficiente a la comunidad y, por consiguiente, la reputación que se gana.
El surgimiento de las comunidades tuvo su auge en la década de los años noventa cuando aparece la World Wide Web, el correo electrónico, el chat, elementos que acercan al público en general a esta nueva forma de agruparse y comunicarse con sencillez y prontitud. Es un lugar donde los integrantes se relacionan económica y socialmente, y debe llegar al grado de ser un símbolo para cada uno de ellos y crear así un sentimiento de pertenencia, además que una agrupación de estas posee el rasgo de estar construida en el ciberespacio.
En este tema, el gobierno de México ha creado un portal interesante, donde el usuario de la red puede integrarse a comunidades virtuales ya establecidas o crear la suya propia de una forma sencilla y segura. Está ubicado en la dirección www.e-comunidades.gob.mx
Se pueden encontrar grupos para adultos mayores, campesinos, empresarios, estudiantes, para la familia, para indígenas, para migrantes, mujeres, niños, para personas con discapacidad, para visitantes, y en estos, puedes platicar o analizar temas como seguridad en internet, administración de proyectos, biotecnología mexicana, cómo iniciar un changarro, deportistas, desarrolladores de software, comunidad de egresados, economía nacional, madres solteras, médicos y educación especial, los chicanos, y muchos más temas con gran variedad de información.
Cada una de dichas comunidades contienen herramientas como foros, una agenda de actividades, archivos que se puede adjuntar, ligas a sitios relacionados, un magnífico chat, un módulo de avisos, un directorio, un módulo de sugerencias y otro para suscribirse —si no eres integrante— y, además, nos ofrece la opción de crear nuestra propia comunidad.
Es grato encontrar en un portal oficial la opción de crear un grupo que trate el tema que al usuario le guste y que pueda invitar a la gente que conozca él y que sepa del tema para que surjan las ideas y que se analice información común de una manera objetiva y real. Para generar una comunidad debes definir, en principio, un nombre, el objetivo y su descripción, y para ello el portal te ofrece sugerencias de cómo hacerlo.
Sin duda este fenómeno de las comunidades virtuales ya ha sido tratado y superado en nuestro país, ahora los que sigue es que la sociedad de la información mexicana lo aproveche.