La vida desde la literatura

462

Algunos estudiantes de preparatoria de la Universidad de Guadalajara han elegido a la literatura como el camino para expresar sus ideas. El cuento, los microrrelatos y la poesía son los géneros en los que hablan del amor, las relaciones con sus padres, los derechos humanos, la soledad, el maltrato animal y la violencia. Esto gracias a que cada año, durante los últimos veintidós, a través de concursos como Creadores Literarios FIL Joven y Cartas al Autor, el Sistema de Educación Media Superior (SEMS) fomenta la lectura y la creación literaria.

Andrea Avelar Barragán es estudiante de la Preparatoria 2. En el concurso de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, en el que premiaron uno de sus textos, extendió una invitación a otros jóvenes creadores literarios: “A razón de las situaciones que mantienen en luto a la sociedad estudiantil y a muchas familias mexicanas, no nos quedemos en la literatura burguesa, en la comercialización o burocratización lucrosa del arte, en la verdad prostituida e institucionalizada”.

Les dijo que el medio escrito los abastece de caminos y oportunidades para penetrar en la conciencia de los lectores. “Los creadores no habitan mundos ajenos, como se suele decir. Los creadores conciben rebeldía y la rebeldía no es un insulto, la resignación sí. Jóvenes, no desairemos la naturaleza que suplica un cambio, somos estudiantes y si como tales nos violan, nos matan o nos torturan, que nuestras palabras o acciones permanezcan vigentes”.

Selene María Flores Camacho, de la Preparatoria 12, también ha sido distinguida en estos concursos y en la premiación tampoco desaprovechó la ocasión para decirles a otros jóvenes escritores que no se deben de mantener indiferentes al mundo que les rodea: “Escriban los guiones de los desaparecidos que puedan, y repítanlos hasta hacer suya la agonía de sus familias y amigos. Escriban de los estados del país que viven con miedo. Escriban las lágrimas de las mujeres que son vendidas como mercancía, o escriban de las miradas hambrientas de los niños, o escojan no escribirlo y que su silencio hable por ustedes. Retraten lo bello, unan a los amantes a reencontrarse, llénenles sus cabezas de imágenes hermosas”.

La intención del SEMS es motivarlos a crear y persuadir a aquellos que tienen el sueño de ser escritores para que luchen por lograrlo, indica Lilia Mendoza Roaf, coordinadora de Difusión y Extensión del SEMS, área organizadora de los concursos.

“Es una semilla que sembramos en ellos para que se dediquen a la escritura. Motivarlos para que se acerquen a las letras. Cada año, en cada categoría tenemos hasta mil quinientos participantes”, dijo.

Por ser preciso y conciso, el microrrelato es uno de los géneros que ha sido más favorecido en los últimos concursos, pero también una gran parte de los bachilleres se interesan en el cuento y la poesía.

El papel de los profesores es fundamental en la formación lectora de los estudiantes, por ello, el SEMS convoca a participar en una antología de poemas, cuentos y microrrelatos a los académicos que, además de la práctica docente, son escritores. En los próximos días será publicada esta convocatoria donde se difundirá el proceso de participación y selección. Cerrará el próximo 15 de noviembre.

“Siempre es grato para los alumnos ver que su maestro también publica y hace cosas creativas. Por ello habrá una selección por parte de comités externos para que se califique la calidad del trabajo y sean seleccionados los mejores”, dijo Mendoza Roaf y mencionó que la intención es que el siguiente año se edite esta antología y pueda presentarse en la FIL en su edición 2017, en la que la ciudad de Madrid será la invitada de honor.