La luz en el cuerpo

134

Obra rica en texturas y tonalidades, con colores transmitidos a base de pinceladas cuyo motor es la emoción intuitiva, es lo que presenta el artista plástico Eduardo Oz en su exposición “Iluminación dentro de la oscuridad”, en la Galería del Centro Universitario de los Altos (CUAltos) y en la cual plasma un mensaje de esperanza en medio de la penumbra que vive el país.

‘“Iluminación dentro de la oscuridad’ es una paráfrasis social. Es un momento importante de mi vida, encontrar esa chispa en la penumbra. Y además hablo de las cosas que vemos en el entorno social: la guerra, la violencia, la desigualdad. Muchos lo interpretan con rostros, ya sea de alegría, de odio, de paz o amistad; pero yo lo expreso con tonalidades y texturas”.

Egresado del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño de la Universidad, se dedica a la pintura de tiempo completo desde hace quince años. Esta es su doceava exposición individual. Uno de los espacios más importantes en los que ha aparecido son Casa Jalisco, El Colegio de México, Foro de Arte y Cultura y el Exconvento del Carmen. 

“Tengo esta exposición en CUAltos, y al día siguiente empecé otra en el palacio municipal de Tepatitlán. Ha sido algo complicado porque no había tenido dos al mismo tiempo, pero ha sido un gran desafío. Estoy muy feliz porque he recibido el apoyo de esta gente tan amigable de Tepatitlán. Es una experiencia muy bonita que me hayan abierto las puertas”

En CUAltos serán expuestas veinticinco obras y en palacio municipal otras diecisiete. Se trata de óleo sobre tela, aunque una pieza tridimensional es un óleo sobre acrílico cristal, una de las más importantes, pues es una propuesta innovadora.

“Esto de lo tridimensional es un concepto que tengo dos años trabajando. Y en cada exposición he tratado de presentar una pieza de este tipo”.

Por sus colores, tonalidades, trazos y formas, quienes aprecian sus pinturas pueden interpretar en ella diferentes sensaciones y emociones. Ambas expresiones artísticas, cómo lo son el arte abstracto y la música, no tienen una forma definida o letra, así que, considera Oz, en eso radica su riqueza.

“Para mí el arte abstracto es cómo la música clásica. Sin voz, para que cada quien pueda interpretar del modo que el receptor lo perciba. En esta exposición y las pasadas tengo trabajo muy intuitivo y trato de transmitir lo que siento, lo que veo, lo que percibo de la realidad. Los títulos que uso son porque las frases lo jalan así. Mi obra es como una emoción que saco intuitivamente. Están basados en emociones y el sentir cotidiano de la vida”.

Y añade: “Mis cuadros son música. Los colores y las tonalidades son igual que las notas musicales. Mi intención es que la gente los disfrute. Un ángel iluminado la oscuridad. Auque yo quiera transmitir un sentimiento lo que más me satisface es que la gente interprete. Los títulos tienen que ver con la obra terminada, pero la gente, aunque no vea el título, me dice lo referente. Una amiga me decía de una obra que veía agua y viento y sí es así. Hay quienes se adentran a la obra y que sienten lo que yo sentí en el momento que estaba pintando o la justificación que le doy a la obra; y otros que incluso no ven nada, más que pinceladas muy chingonas, o algo distinto a lo que quise transmitir, pero me gusta que la gente vea lo que quiera ver en mis cuadros. Finalmente es una proyección de su esencia”.

La exposición está disponible del 18 al 31 del mes de agosto, en la galería de arte del edificio de Rectoría de CUAltos.  Y el eje discursivo es la búsqueda de la luz en medio de la tragedia social que vive el país.

“Iluminación en medio de la oscuridad: es como lo percibo. Todos tenemos una chispa dentro de nosotros. Pensar positivamente sobre lo que nos afecta en México y en gran parte del planeta. Al pensar así, nuestro cuerpo es como puede transmitir nuestra esencia misma, ya sea positiva o negativa. El título de esta exposición es como una parábola que trata de transmitir que todos tenemos luz en el cuerpo.

Hay que luchar contra la oscuridad y que esa luz salga y la regalemos para que sea posible cambiar las cosas”.