La guerra de los fans

402

Hace mucho tiempo, en una galaxia lejana se desarrolló una de las historias de ciencia ficción más exitosa, la cual llevó a su creador al tope de su carrera cinematográfica, con millones de admiradores alrededor del mundo, pero años más tarde ésta se convirtió en su maldición.
Star wars episodio IV: Una nueva esperanza, es el tercer largometraje del director y escritor George Lucas, el cual fue estrenado el 25 de mayo de 1977, convirtiéndose de inmediato en uno de los mayores éxitos en taquilla, siendo merecedor de seis premios Oscar. También en mayo, pero de los años 1980 y 1983, se estrenaron El imperio contraataca y El regreso del Jedi, respectivamente, con las cuales se completó la trilogía que marcó a toda una generación.
En 1997, celebrando 20 años de su estreno, las películas fueron exhibidas en las salas cinematográficas en versiones remasterizadas, las cuales contenían algunos minutos de material adicional y mejoras en imagen y sonido. Lucas comentó que esta “manita de gato” a la trilogía original se debía a que en la época en la que fueron realizadas no contaba con los recursos económicos ni técnicos para que las películas mostraran su idea original, motivo por el cual las consideraba como “trabajos inconclusos”. Estas modificaciones no fueron bien aceptadas por los seguidores de la saga, por lo que comenzaron a criticar el trabajo de Lucas.
Dos años después, el 19 de mayo de 1999, se estrenó Episodio I: La amenaza fantasma, el cual era el inicio de la nueva trilogía que sería la precuela de la anterior. Muchos de los seguidores de la saga quedaron defraudados por esta nueva entrega, ya que “contiene muy buenos efectos visuales y música, pero la historia es lenta y tediosa”, comentan usuarios de un blog especializado de Star Wars.
El documental The people vs George Lucas, presentado en la séptima gira de documentales Ambulante, da a conocer los puntos de vista de los seguidores de esta franquicia, de cómo Lucas los llevó a disfrutar de su concepto de las guerras intergalácticas, piratas espaciales, seres extraños y de aquello llamado La Fuerza, la cual para algunos, se convirtió en religión, teniendo a George Lucas como su dios.

George disparó primero
Star Wars fue un ejemplo a seguir para los niños y jóvenes en los 70’s, y generó una revolución en cuanto a efectos visuales. Los infantes compraron las figuras de acción, naves, escenarios y accesorios de esta franquicia, y entre juegos comenzaron a escribir sus propias historias y a dar vida a nuevos personajes. Con el tiempo y gracias a los avances en tecnología casera, como las cámaras de video, mezcladoras de imágenes y, en años más recientes, las computadoras, estos mismos niños empezaron a realizar videos aficionados y parodias de la historia de George Lucas. Estos ejercicios llevaron a que muchos de estos pequeños terminaran estudiando cinematografía o a que se convirtieran en realizadores de efectos especiales, inspirados y motivados por el trabajo de Lucas, ya que lo veían como un ejemplo a seguir.
Pero las “mejoras” realizadas en estas cintas no fueron bien aceptadas por los seguidores, quienes consideran la primera película de la saga como de culto. Uno de los cambios mas criticados es la escena en que el personaje de Han Solo (interpretado por Harrison Ford), es atacado por un cazarrecompenzas y en respuesta a esta agresión Han Solo dispara y lo mata; en la versión de 1977, Han Solo dispara su arma sin que exista una agresión previa de su oponente. Los seguidores de la saga indican que este hecho cambia la personalidad del comandante Solo.

Hace mucho tiempo…
A casi 35 años de la aparición de Star Wars, las generaciones y la manera de hacer cine han cambiado. Posiblemente por eso La Guerra de las Galaxias también lo hizo. Los niños que vieron el estreno del Episodio IV crecieron 22 años antes de poder ver el Episodio I. Algunos llevaron a sus hijos a ver lo que a ellos en su infancia les emocionó tanto y les dejó buenos recuerdos, pero el espectador ya no ve con los mismos ojos. El criterio ha cambiado y una historia de la cual ya se sabe el final, no sorprende. La frase “Luke, yo soy tu padre”, no impactará a una persona que ve por primera vez las películas en orden (del episodio I al VI).
Los seguidores de George Lucas le reclaman los cambios realizados a la trilogía original. De igual forma expresan su descontento con la narrativa de la nueva. 22 años de espera para conocer el origen de Darth Vader: ¿cómo fue su cambio al lado oscuro?, ¿cómo comenzó la guerra?, ¿cómo fueron separados y escondidos Luke y Leia?, ¿cómo los Jedi fueron eliminados hasta casi su extinción?… un sin fin de preguntas que debían ser resueltas en esas tres nuevas películas. Sin duda un trabajo difícil para Lucas, quien tenía que atar cabos sueltos, empezar una historia de la cual ya conocíamos el desenlace. 22 años de adoración que cambiaron a decepción en solo 133 minutos.
A pesar de todo, existe una nueva esperanza para Lucas. Las nuevas generaciones disfrutaron de la reciente trilogía con sus grandes efectos especiales, sonido THX, macro pantallas y en 3D, continuando así con la mercadotecnia de los productos de esta franquicia: figuras, disfraces, ropa, videojuegos, soundtracks, series de televisión, ediciones en DVD sencillas, trilogía, sextalogía, normal, especial, widescreen, blu ray y próximamente en 3D.
Los fans de antaño, a pesar de todo, siguen esperando una nueva trilogía, para que La Fuerza nunca los abandone.