La familia Pemex

507

La historia de los trabajadores petroleros del Sureste de México será retratada en una novela que busca indagar en la identidad de este sector de los trabajadores en el país, un proyecto de la autoría de la egresada de la licenciatura en Historia de la Universidad de Guadalajara, Zazil Stephanie Carvajal Camet, y que será financiada por el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca), de la Secretaría de Cultura.

Carvajal Camet, quien recientemente ganó la beca Fonca de jóvenes creadores, contó que este es un proyecto muy personal que surgió a partir de su propia historia familiar, en la que algunos de sus parientes trabajaron en Petróleos Mexicanos (Pemex).

“Siento que puede tener una trascendencia nacional, aunque es parte de la biografía de uno de mis tíos y un amigo de la familia, es muy interesante, ambos se llaman Vladimir y tienen una historia similar como trabajadores de Pemex, sólo que el amigo era migrante de lo que después fue Yugoslavia y fue uno de los primeros en nacionalizarse en México”, explica la universitaria.

La joven escritora pretende tomar esta historia e indagar en lo que era ser parte de esta empresa estatal, para lograr que el tema aporte a la memoria como país.

“El petróleo es la primera exportación mexicana y tiene un papel relevante en nuestra economía, y creí que era bueno entenderlo desde una perspectiva más íntima y de la vida cotidiana”, explicó.

Carvajal Camet es autora de una novela histórica centrada en la Revolución mexicana que sirvió para titularse de la licenciatura en Historia en el Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades. La curiosidad por indagar en el pasado la llevó a aventurarse en la literatura, un oficio que sirve de puente para contar los hechos del pasado.

“Queda siempre esta duda sobre si la Historia es arte o es ciencia, y para mí siempre ha sido como una plataforma para desarrollar literatura y una inspiración para contar la Historia y las historias. La novela histórica tiene un poco de todo, de hecho lo que más me llama la atención de ella es que es muy interdisciplinaria y tiene varios niveles, se puede acceder a ella desde una perspectiva más académica y también desde la estética que tiene un narración, además tiene un lado didáctico”, afirmó.

La narradora, quien tiene experiencia de escritora freelance y como colaboradora en la Cátedra UNESCO Igualdad y No Discriminación, asegura que el reto es que los jóvenes puedan ver en esta novela un espacio de acercamiento a la industria petrolera.

“El mensaje político que quiero que dé mi novela, tiene que ver con dejar en el pasado esta tradición petrolera, suena paradójico, pero es ver qué pasó con esta industria y a lo mejor abrirnos a otras opciones, porque estamos viviendo en un momento crítico en medio ambiente por el cambio climático y México también tiene que abrirse a opciones menos contaminantes. Al conocer esta historia podemos partir y en el presente hacer algo nuevo”, recalcó..