La cruz de la violencia

80

Académicas de la Universidad de Guadalajara iniciarán una campaña para fomentar la denuncia por violencia de género, informó este miércoles Raquel Edith Partida Rocha, investigadora de esta Casa de Estudio y coordinadora de la Asociación de Mujeres Académicas de la UdeG.

La campaña busca hacer conciencia entre las mujeres para evitar que guarden silencio ante una agresión y la denuncien, pues no hacerlo también es una forma de violencia. Se trata de una estrategia que establecer nexos con la campaña de la Organización de las Naciones Unidas para erradicar la violencia de género.

“No denunciar la violencia es cargar una cruz. Es la cruzada que estamos planteando por redes sociales, en un inicio. Nuestra preocupación es que la vida intrafamiliar con violencia no es vida, y cuando existe hay que denunciarla”, afirmó la académica.

Partida Rocha dijo que en Jalisco hay un vacío de 20 años sobre estrategias para prevenir, atender y dar seguimiento no sólo a la violencia hacia las mujeres, sino también para asegurar la igualdad de género en todos los ámbitos.

Destacó que el colectivo busca incidir en los retos sociales para lograr esta equidad, como el cambio en el concepto de masculinidad y de roles entre hombres y mujeres. “Esto es un elemento que va a frenar el proceso de la violencia de los hombres hacia más mujeres y niñas. Al no entenderse estos nuevos roles, ellos impiden que las mujeres se empoderen, lo que crea tensión, y una manera de engendrar esa tensión es esa violencia”.

La academia debe desempeñar un papel de mayor corresponsabilidad con los poderes estatales y municipales, para hacer diagnósticos cualitativos que incidan en estrategias que frenen la violencia y la muerte de mujeres en Jalisco. Aseguró que no hay datos sistematizados de la violencia de género que viven las trabajadoras académicas y administrativas, así como las estudiantes al interior de las oficinas y aulas de la UdeG.

La académica informó que buscan que haya un programa universitario de atención a las mujeres, que cuente con una unidad en cada dependencia, además de una materia obligatoria de equidad de género desde bachillerato hasta licenciatura, aunque subrayó que este proyecto aún no ha sido aprobado.

La directora del Instituto Jalisciense de las Mujeres, Érika Loyo Beristáin, sostuvo que el tema de violencia de género debe ser visto como un problema de derechos humanos que afecta no sólo a la mujer, sino a los hijos, la familia entera y a la sociedad en general.

Dijo que esta institución ha capacitado en dos años a cerca de siete mil funcionarios, entre ellos policías investigadores y ministerios públicos, en temas de violencia hacia la mujer y para establecer un modelo tendiente a dictar órdenes de protección a víctimas y los elementos a considerar, para que no queden a criterio de cada persona.

Afirmó que han trabajado a la par de la Fiscalía General de Jalisco en este tema y en la posibilidad de emitir una alerta de género para el estado.