Julio Scherer honoris causa UdeG

    406

    Por sus aportaciones a la libertad de expresión, la ética, la transparencia, la democracia y los valores del periodismo crítico e independiente, la Universidad de Guadalajara otorgará al periodista Julio Scherer García el título de doctor honoris causa.
    La ceremonia de entrega del reconocimiento es hoy 28 de noviembre, a las 12:00 horas, en el paraninfo Enrique Díaz de León, de esta casa de estudios.
    Julio Scherer García nació el 7 de abril de 1926, en la ciudad de México. Bastante joven inició su trabajo periodístico en el diario Excélsior, como redactor en la segunda edición de “íšltimas noticias”. A partir de ahí su carrera dentro del periódico sería extensa y diversa.
    El 31 de agosto de 1968 la cooperativa de Excélsior elige a Scherer como director general. Con su conducción, el diario fue reconocido entre los 10 mejores del mundo.
    El “Excélsior de Scherer” pasó de conservador y partidario del gobierno –como había sido hasta entonces– a ser un periódico liberal, de amplia vocación nacional y continental, cuya lúcida convocatoria reunió a las mejores y más honestas plumas editorialistas en todos los rubros de la cultura y la vida nacional.
    A consecuencia de su línea crítica y cada vez más independiente, los ataques no demoraron: el boicot de un grupo de empresarios –con el aval presidencial– para no anunciarse en el periódico, cuando corría el año 1972; la invasión de terrenos en Paseos de Taxqueña, en junio de 1976, propiedad de la cooperativa de Excélsior; la traición de un grupo interno, que resultó en el golpe al diario, auspiciado desde la presidencia de la república, el 8 de julio de 1976.
    Ese día debía ser publicado en el diario una plana en que Scherer y los reporteros que coordinaba se manifestaban en contra de estas agresiones. En cambio, la edición salió con una hoja en blanco.
    El desenlace de estos acontecimientos, en medio de una asamblea manipulada y corrompida, ya es conocido: Scherer y un grupo de prestigiados periodistas abandonaron el edificio de Reforma 18. Este golpe a Excélsior sirvió para despertar a algunos sectores de la prensa política del país.
    Cuatro meses después fundaron el semanario Proceso, del que Scherer fungió como director durante 20 años (1976 a 1996). Encabezó la publicación con amplio sentido ético, crítico y sobrada responsabilidad política y social.
    El “ímpetu denunciatorio” de su trabajo lo enfrentó a un régimen político caracterizado por el ejercicio de la represión sistemática de la crítica como forma de alineación y por una prensa complaciente y poco comprometida con la libre expresión de ideas.
    Tales circunstancias hicieron que fuera blanco de constantes críticas y ataques diversos, como las amenazas de muerte e intimidación. Sin embargo, a contracorriente, el trabajo de Scherer siempre estuvo por encima del interés personal, lucrativo o político-partidista. De manera ejemplar permaneció a favor de la democratización y apertura ideológica de los medios escritos, y en contra de la opacidad en la información.
    Sus publicaciones son reflejo de su compromiso con la libertad de expresión, la denuncia y la transparencia en la narración de los hechos sociales latinoamericanos, con el desenmascaramiento de las influencias ilegítimas en el poder público.
    Sus libros retratan de igual forma su pasión periodística, narrativa, descriptiva y literaria, con una visión crítica como cualidad permanente.
    Algunos de sus textos son: Siqueiros. La piel y la entraña, Los presidentes, El poder: historias de familia, Estos años, El indio que mató al padre Pro y La pareja.
    Julio Scherer ha sido hombre de libros, cátedras, conferencias y entrevistas emblemáticas, como sus encuentros con el muralista mexicano David Alfaro Siqueiros, en el Palacio negro de Lecumberri, con el dictador chileno Augusto Pinochet y el jefe del estado cubano, Fidel Castro Ruz.
    También efectuó entrevistas memorables a Ernesto “Che” Guevara, John F. Kennedy, Salvador Allende, André Malraux, Pablo Neruda, Pablo Picasso, Diego Rivera y Octavio Paz, entre muchos otros.
    En todos estos encuentros evidenció la cara oscura de los sucesos, la reflexión crítica, los ideales entrelazados y la cosmovisión de los actores que influían en los hechos sociales.
    Aun cuando su trayectoria es de enorme mérito, Scherer ha procurado anteponer la objetividad del periodismo a los reconocimientos para su persona, al dejar que su obra hable por sí misma.
    No obstante, su contribución a la apertura de los medios y su trabajo han valido reconocimientos diversos: en 1971 recibió el premio de periodismo María Moors Cabot, por la Universidad de Columbia, en Nueva York; en 1977, el Atlas world press review, como mérito al periodista del año; en 1986, el Manuel Buendía, como reconocimiento a su trayectoria periodística; en 2001, el galardón Nuevo periodismo, en la modalidad homenaje, por Cementos Mexicanos y la Fundación para un Nuevo Periodismo Iberoamericano (Cemex-FNPI), mientras que en 2002 hubo un reconocimiento a su trayectoria periodística, con el premio Nacional de periodismo.
    Scherer García es un formador por excelencia para las nuevas generaciones. La suya es una escuela de libertad y contagio de ideas, calidad moral, humana y periodística.
    Creó un antes y un después de la relación de México con la verdad. Inauguró ante la sociedad y las nuevas generaciones que ha formado, los infrecuentes valores del periodismo, aquellos que transformaron la relación entre prensa y poder, que pusieron a la conciencia nacional ante un testimonio del que ya no puede prescindir.
    A sus casi 80 años, Julio Scherer es sinónimo de independencia, libertad y ética. Su vida y obra corre paralela a la vida política y social de México, y su trabajo periodístico representa la conciencia crítica y no en pocas ocasiones la fe de erratas de la clase política mexicana.

    Homenaje a Scherer en la FIL

    En el marco de la Feria Internacional del Libro será organizado un homenaje a la obra editorial del connotado periodista, en el auditorio Juan Rulfo, de Expo Guadalajara, este martes 29 de noviembre, a las 18:00 horas. Acompañarán a Julio Scherer, Miguel íngel Granados Chapa, Vicente Leñero, Carlos Monsiváis, Elena Poniatowska y Tonatiuh Bravo Padilla, como moderador.
    Los libros de Julio Scherer son reflejo de un compromiso ineludible con la libertad de expresión, la denuncia y la transparencia en la narración de la realidad social, aspectos que desenmascaran las zonas oscuras del poder público.
    Su obra escrita manifiesta una pasión periodística narrativa, descriptiva y literaria, con una visión crítica como cualidad permanente.