Jóvenes que piensan en los demás

327

Por iniciativa propia, estudiantes de la Preparatoria 6, de la Universidad de Guadalajara, impulsaron un proyecto para apoyar a migrantes, con el propósito de colaborar para que su tránsito sea más digno y justo. Su intención está resumida en una frase: “Cualquiera puede necesitar de nosotros y todos en algún momento necesitaremos a alguien”, dice Adolfo Alcalá, estudiante de quinto semestre.

Con sus compañeras y compañeros Miranda Toledo Ortiz, Yadira González, Ciara González, Saúl Ortiz, Norma Carvajal y Sugey Ascencio, entregaron mochilas en diciembre pasado a 50 migrantes que se encontraban cerca de las vías del tren. Cada “mochila del migrante” contenía artículos de aseo personal (jabón, cepillo, pasta dental y crema), dos pares de calcetines, un juego de ropa interior, suéter, frazada o cobija, alimentos enlatados, fruta, una gorra y una carta de buenos deseos escrita por los propios jóvenes.

“Algunas eran mochilas rosas que estaban dirigidas a mujeres y llevaban toallas sanitarias. Otras llevaban libros. De esta manera, los propios alumnos pensaban en las necesidades de los migrantes, por lo que algunos incluyeron juegos como cubos de rubik”, explicó Sandra Paz Rubio, responsable de fomento a la lectura del plantel y quien colaboró con los bachilleres en la iniciativa “Prepa 6 por los migrantes”.

Este trabajo surgió durante el calendario escolar 2015 B, en las unidades de aprendizaje de Formación ciudadana y Raíces culturales. Hasta el momento se han involucrado alrededor de 350 alumnos y algunos profesores de la preparatoria.

El interés de los jóvenes por ayudar a migrantes propició que establecieran contacto con la organización FM 4. Paso libre. Dignidad y justicia en el camino, A. C., instancia a la que también entregaron 50 mochilas y 50 cobijas donadas por el director de la preparatoria, Salvador Muñoz García.

“Entre nuestros familiares, o con cosas que teníamos en nuestra casa, formamos estas mochilas. Fue bonito saber que algo que yo no necesito le puede servir mucho a alguien. Yo pensé en lo que me gustaría tener si estuviera en su situación”, cuenta Miranda, quien recordó que en dos de las mochilas incluyó, además de alimentos enlatados, unas jícamas.

“Me gustaría volver a hacerlo, por lo que nos estamos organizando entre los mismos compañeros del equipo para formar más mochilas y entregarlas a gente que las necesita. Tal vez nunca serán suficientes, pero estamos haciendo nuestro esfuerzo”, dijo la estudiante de 18 años.

En más iniciativas, este grupo de jóvenes juntan plástico, papel y latas de aluminio para obtener recursos y comprar pelotas para niños en situación de calle, y en otras, reúnen alimentos que entregan a personas de escasos recursos.

“Nos fuimos al centro de Guadalajara y a la gente que veíamos que no tenían para comer, les entregábamos sándwiches. Algunos se sacaban mucho de onda y otros nos sonreían, pero se sentía bonito. Creo que no se lo esperaban, porque no están acostumbrados a que los apoyen”, comentó Adolfo.

Los jóvenes también acuden con periodicidad a “Hogares de la caridad”, donde “además de convivir con los niños, ayudamos con las labores de la casa, como limpiar o dar de comer a los niños con discapacidad. Ser buen ciudadano y ayudar es algo que es parte importante de la vida. Todo esto ha sido una experiencia muy humana que te enseña a valorar lo que tienes y lo que eres en este momento”, afirma Adolfo, quien asegura que siempre le ha gustado ayudar a las personas. “Así que con la oportunidad que nos dieron en la preparatoria, en la clase de Formación Ciudadana ayudamos a los que no tienen lo que nosotros. Yo sé que no puedo cambiar al mundo, pero en el pedacito que me tocó vivir quiero hacer la diferencia”.

“Prepa 6 por los migrantes” continuará durante este calendario 2016 A, con la intención de promover una conciencia social entre los jóvenes, para que conozcan los problemas sociales de su entorno, mientras que por cuenta propia los siete jóvenes seguirán con el acopio de alimentos y juguetes.