Josep Planell Espany

498

Frente a los retos que tiene la educación superior, la modalidad virtual se presenta en el mundo como un camino viable para los estudiantes. En su visita a la Universidad de Guadalajara, conversamos con el rector de la UOC, doctor Josep Planell Espany, sobre los avances y retos de este formato educativo.

¿Cuál es la situación actual de esta modalidad en el mundo?
Se está produciendo una revolución en la educación superior a través de la educación en línea. Para poner un ejemplo, en el periódico El País recientemente hubo una entrevista con Israel Ruiz, vicepresidente ejecutivo y tesorero del Instituto Tecnológico de Massachusetts, quien comenta que hay 4 mil universidades presenciales en Estados Unidos y que para dentro de 10 años no se tiene claro si todas van a estar, por el avance enorme de la educación en línea. Hay una serie de movimientos en el mundo alrededor de esta modalidad. Los norteamericanos lanzaron la plataforma para los cursos masivos en línea (MOOC por sus siglas en inglés Massive Open Online Course). 

¿Por qué este dinamismo?
Hay necesidades de formación enormes. Cuando uno mira el sureste asiático, el Medio Oriente, África, Latinoamérica, las necesidades de educación superior son crecientes. Si tuviese que atenderse con universidades presenciales, a lo mejor tendríamos que construir una universidad para 15 mil alumnos cada día durante los próximos 10 años, porque son millones de personas que requieren esta formación superior. La educación en línea viene a dar respuesta a estas necesidades. Es apta para que aprendan miles de estudiantes, además se puede adaptar a las necesidades de cada estudiante, en ritmo, contenidos y preferencias.

¿Es una opción para todas las personas y países?
Para la formación a lo largo de la vida esta modalidad es la mejor opción, porque son personas que trabajan y debido a los cambios sociales y profesionales requieren formación pero no pueden abandonar su puesto de trabajo.

¿Rompe fronteras también?
Sin duda, porque en las universidades como la UOC, nuestra pretensión es ser global y colaborar con universidades de otros países. Nuestra intención es que haya cursos o contenidos nuestros que utilice la Universidad de Guadalajara y viceversa utilicemos nosotros. Esto produce una movilidad virtual de los cursos y de los estudiantes, lo cual es buenísimo porque es formar a la gente para un mundo global.

Ya comentó las ventajas, ¿ahora cuáles serían los retos?
Uno es demostrar la calidad de este tipo de formación; tenemos la necesidad de demostrar, de convencer, que la educación en línea es tan buena como la presencial. Vamos a medirnos todos adecuadamente, tanto presenciales como virtuales. La otra cuestión es el avance en la pedagogía digital, en la innovación docente. Cuando las tecnologías entran, la pedagogía cambia, y eso es lo que debemos ser capaces de aprender.

Debemos aprender de los sistemas de salud porque son muy parecidos con los de educación; van destinados a miles, millones de personas, pero cuando llega el caso, hay que personalizar a cada uno. Debemos investigar e innovar en la pedagogía para que podamos ser útiles a miles, pero también específicos para cada personalidad.

Artículo anteriorCarlos Bustos
Artículo siguienteMensaje con motivo del inicio del ciclo escolar 2014 A