Hospitales que enferman

    705

    “Un hospital no es un lugar para estar enfermo” (S. Goldwyn). Ciertamente las personas acudimos a un hospital cuando tenemos alguna molestia, algo ha fallado en nuestro sistema o algún microorganismo nos ha invadido y buscamos la salud, pero ¿qué sucede cuando nos enfermamos por estar en contacto con las superficies del hospital o con los mismos trabajadores de la salud?
    Este es el caso de las infecciones nosocomiales, en donde los microorganismos se aprovechan de la debilidad de los pacientes para invadirlos y causarles daño. Es increíble pensar que estas bacterias, virus y demás microorganismos lleguen a las personas a través de las manos de los médicos, que son quienes tienen el deber y convicción de sanar a las personas, y no enfermarlas.
    Se ha comprobado que muchas de las infecciones nosocomiales son producto de la falta de higiene y precaución por parte de los médicos, de lavarse las manos antes de tener contacto con el paciente o su entorno, y después de hacerlo. No cambiemos el rol de médico de sanar a enfermar; está en sus manos la labor de terminar con este tipo de infecciones y darle al paciente la satisfacción de salir sano del hospital, y no permanecer en él porque un microorganismo llegó en manos del doctor y se aprovechó de su situación.

    Artículo anteriorSebastián del Amo
    Artículo siguiente¿Y tu ecosistema?