Homenaje en su natalicio

967

En la Rotonda de los Jaliscienses Ilustres tuvo lugar la conmemoración del CXXIII Aniversario del natalicio de la doctora Irene Robledo García. Estuvieron presentes familiares, amigos, miembros del Consejo de rectores de la administración central de la máxima casa de estudios de Jalisco, miembros del departamento de Trabajo Social y estudiantes. Fueron levantadas seis guardias de honor junto al lugar donde descansan los restos de la homenajeada.
Amada Mora de Rodríguez, docente del Departamento de Trabajo Social, del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades, fue la encargada de dar una reseña de la homenajeada, cuyos restos fueron trasladados a la Rotonda de los Jaliscienses Ilustres el  10 de octubre de 2000.
La académica destacó la sensibilidad de Irene Robledo García por las bellas artes, una gran mujer de pensamiento y acción. Buscó que la teoría se convirtiera en praxis y alcanzó ese deseo al implementar la enseñanza como una forma de vida y el humanismo como eje rector de la profesión. “Me fue impactante conocerla: menudita de estatura, su caminar era tranquila. Guiaba sus pasos con seguridad y aplomo. Su voz clara, precisa, dirigida a su objetivo”.
“Aquilató el vínculo y familiaridad que con las humanidades tienen los conceptos de cultura, ciencia, civilización, progreso, humanismo y otros con los cuales la valoración de la vida social debe de enriquecerse”.
Irene Robledo falleció el 8 de agosto de 1988 en Guadalajara, sus restos permanecieron en el Panteón de Mezquitán por más de diez años.
Irene Robledo García es la primera mujer que descansa en ese lugar y en lograr que el Congreso del Estado de Jalisco la distinga como “Benemérita en grado heroico”.

Artículo anteriorMensaje del Mtro. Itzcóatl Tonatiuh Bravo Padilla
Artículo siguienteEl cambio climático en casa