Hacia una transformación tecnológica en el sector laboral

237

Desde los modos en que producimos hasta las relaciones sociales se han transformado gracias a los cambios tecnológicos, lo que ha provocado un fuerte impacto en todos los campos del conocimiento y del quehacer humano. Al mismo tiempo que se generan nuevos retos, se facilita el trabajo o la toma de decisiones, se diseñan e implementan políticas públicas para poblaciones cada vez más amplias.

Sin el acceso a las tecnologías es difícil pensar en el ejercicio pleno de los derechos de las personas y garantizar el cumplimiento normativo, tampoco podríamos pensar en enfrentar la tarea de cruzar millones de datos sin el apoyo de la informática, por citar solo algunos ejemplos.

Hace unos días, del 22 al 24 de agosto, se llevó a cabo en la Ciudad de México el Foro Internacional “Mundo 4T: Trabajo, Tecnología y Transformación para Todos”, con la participación de sectores gubernamentales, organismos internacionales, académicos, empresariales y sindicales, para analizar los retos de la tecnología en el mercado laboral y las formas emergentes de trabajo en la sociedad mexicana.

Durante el Foro se abordaron las tendencias en hiperconectividad, las grandes redes de datos y la inteligencia artificial, se habló sobre los cambios, el impacto y los desafíos que implican para el sector laboral y educativo y se presentaron propuestas que podrían permitir la adaptación rápida e incluyente de México a la acelerada transformación tecnológica.

Al respecto, el doctor José Ramón López Portillo expuso que “podemos identificar tecnologías y adaptarlas a México para mejorar la productividad, crear un sistema educativo y jurídico fuerte y altamente adaptativo que permita la emergencia de un nuevo sector de la economía llamado cuaternario, dedicado a procesos de pre y post producción y que generará mayor valor económico”.

Entre las propuestas, llamó la atención una recomendación: que se debe asegurar y priorizar las habilidades socioemocionales de las personas, tales como el pensamiento crítico, la creatividad, el trabajo en equipo y la adaptabilidad, se recalcó la necesidad de cerrar la brecha entre la oferta y la demanda en habilidades digitales y de diseñar instituciones y políticas altamente adaptativas a estos los cambios.

No obstante, al final, es el impacto de estas transformaciones lo que también obliga a repensar el conjunto de los mecanismos de las relaciones laborales, que deberán flexibilizarse. Temas como los de seguridad social para personal temporal y con empleos cambiantes, son parte de los grandes retos de transformación en todo el sistema productivo en México.

Porque si bien el Foro responde a ciertas preguntas sobre el impacto de las tecnologías en el trabajo, también genera interrogantes; quizá nos encontramos en una gran paradoja, porque se podría afirmar que la tecnología cierra empleos y fomenta la desigualdad, ya que la entrada de la robótica y la inteligencia artificial aplicadas en software novedosos y procesos cambiantes, está sustituyendo empleos en algunos sectores en lugar de generarlos, pero al mismo tiempo incrementan la productividad y la disponibilidad de productos y servicios para un universo creciente de usuarios y consumidores.

Sin duda esto está ocurriendo ya, pero la idea finalmente es asumir que los cambios están aquí, encontrar las formas de enfrentarlos y verlos como una gran oportunidad para construir una sociedad cada vez mejor y más justa, porque aunque en nuestro país ya se está discutiendo en diversos foros lo que se ha dado en llamar “Revolución 4.0”, la realidad es que vamos retrasados en la implementación de tecnologías y en las propuestas y acciones para moderar el impacto del cambio tecnológico en los sectores productivos y, por supuesto, en el empleo y las condiciones que se brindan al respecto.