Gritos saltos y mucho deporte

    271

    Es una mañana común de verano en el Núcleo Tecnológico de la Universidad de Guadalajara, la diferencia la hacen los más de 700 niños que asisten desde el pasado 13 de julio a los cursos de verano que ofrece la Coordinación de Cultura Física.
    El ambiente no puede ser mejor, gritos, cantos y mucha alegría son los elementos principales de los diferentes espacios deportivos.
    Pero entre toda la algarabía existe un grupo que llama la atención. Es el denominado de los Peques, integrado por aproximadamente 80 niños y niñas de 2 a 4 años, a diferencia de los grupos mayores en donde solo se imparten disciplinas deportivas, a éste además se le han agregado actividades relacionadas con las artes plásticas, deporte, musicales y psicomotrices.
    Los instructores ponen todo su empeño en su trabajo, la labor no es fácil, cada niño tiene un carácter diferente y hay que aprender a tratar a cada uno de ellos para que sigan al pie de la letra las actividades.
    Yazmine es una de las pequeñas que asiste al curso, mientras las coordinadoras tratan de agrupar a los niños, ella, con una sonrisa pícara, empieza a dar pasos hacia atrás sin hacer caso de las instrucciones, el objetivo: lograr que la persigan mientras ella consigue la meta. Corre feliz por el lugar y se esconde tras los árboles, hasta que al fin es convencida de regresar al grupo. Esto mismo sucede con el resto de las actividades, donde cada una es convertida en una fiesta por los pequeños.
    Este es sólo uno de los episodios que se viven y se vivirán día a día en los cursos de verano que llegarán a su fin del próximo 31 de julio y cuyo objetivo, además de fomentar la actividad física en los menores, es contribuir de manera integral en su desarrollo con procesos de integración y socialización.
    Para el jefe de la Unidad de Deporte Masivo Jorge Maciel, el balance en cuanto a participación es bastante positivo ya que recibieron a la cantidad esperada de participantes, además de la apertura del grupo especial de niños de 2 a 4 años debido a la demanda.
    “A unos días de haber iniciado estamos satisfechos con los resultados, ya que además se ha hecho una detección de talentos en disciplinas como basquetbol y voleibol, entre otras, para integrarlos a las escuelas de iniciación”.