Gobierno se fortalece contra el cibercrimen

462

El llamado cibercrimen superó los 388 mil millones de dólares el año pasado, según el informe de Delitos Cibernéticos de Norton 2011. El documento explica el impacto de los delitos informáticos en 24 naciones, incluido México.
Este dato fue utilizado en la iniciativa de los diputados donde propusieron “sancionar conductas que se ejecutan en perjuicio de bienes y medios informáticos o que se planean con el empleo de los mismos”.
Derivada de esta iniciativa aprobaron una serie de modificaciones legales que identificarán mejor los delitos informáticos como el hacking, los engaños para obtener contraseñas, así como el robo y divulgación de información contenida en sistemas informáticos protegidos.
De acuerdo con la iniciativa, el informe estadístico de Norton demuestra el monto que los adultos erogaron por ser víctimas del cibercrimen y menciona que superaron los 388 mil millones de dólares, de los cuales el monto gastado en resolver los ataques cibernéticos fue de 114 mil millones de dólares y 274 mil millones de dólares por el tiempo perdido valuado por las víctimas.
Menciona también que los delitos de mayor incidencia se refieren a los virus informáticos (malware), el de la estafa y el phishing.
De igual forma la encuesta menciona datos del caso mexicano, por ejemplo, el sector más afectado es el de los usuarios de mayor uso del internet, siendo el delito más común el de los virus informáticos, también llamados malware, en el cual México es el de mayor incidencia de la lista de países analizados, con un 71 por ciento de adultos en línea afectados, y destaca el hecho de que el 83 por ciento de los adultos han sido víctimas del cibercrimen.
CNNMéxico presenta un resumen de las modificaciones al Código Penal Federal que fueron aprobadas. Menciona que de acuerdo con el dictamen aprobado queda tipificado como delito de revelación de secretos, “a quien revele divulgue o utilice indebidamente o en perjuicio de otro, información, conversaciones o mensajes de texto, imágenes o archivos de voz, contenidos en sistemas o equipos informáticos” (artículo 211 bis).
Al artículo 211 se le agrega un capítulo entero dedicado a definir y sancionar el acceso ilícito a sistemas y equipos de informática (también llamado cracking), por el que se establece una pena de entre tres meses y un año de prisión a quien “sin autorización acceda, modifique, destruya o provoque pérdida de información contenida en sistemas o equipos de informática”. La pena se incrementa en dos terceras partes, en caso de que la penetración impida el uso o acceso del sistema afectado.
El hackeo (o penetración sin daño a un sistema informático) también está contemplado en el mismo artículo 211 para el que aplica “un año de prisión y de cien a ciento cincuenta días de multa al que sin autorización conozca o copie información contenida en sistemas o equipos de informática no protegidos por algún mecanismo de seguridad”.
Las modificaciones legales establecen también sanciones de hasta tres años de prisión por amenazas e intimidación a través de sistemas digitales (conocido como cyberbullying) y el uso de imágenes de otros como forma de chantaje: “Al que amenace a otro (…) haciendo uso o empleo de comunicados o mensajes enviados a través de medios o sistemas informáticos o le amenace con divulgar la información, datos o imágenes obtenidos a través del acceso ilícito a dichos medios o sistemas informáticos” (artículo 282).
Por primera vez se tipifica el acto de contactar víctimas por internet, como ha ocurrido en varias ocasiones: “El empleo de medios informáticos para generar relación de confianza o amistad con la víctima”.
Nuestros diputados han cumplido con presentar y aprobar propuestas acordes con el avance tecnológico, el cual conlleva también en el desarrollo del cibercrimen. Ahora le toca a los senadores estar de acuerdo con esta iniciativa al Código Penal Federal.