Gamers a estudio

258

Estudios como el realizado en 2006 por el Observatorio  del Videojuego y de la Animación y la Facultad de Comunicación, de la Universidad Europea de Madrid, han comprobado que los videojugadores desarrollan habilidades como capacidad de superación, trabajo en equipo y destreza visual.

También la investigadora italiana Lorenza S. Colzato ha afirmado que jugar permite desarrollar un esquema de pensamiento flexible, para reaccionar y la capacidad para monitorear estímulos visuales y auditivos con rapidez. 

Con la finalidad de conocer no sólo las habilidades conductuales de los gamers, sino las fisiológicas, el investigador del Instituto de Neurociencias, del Centro Universitario de Ciencias Biológico Agropecuarias (CUCBA) y estudiante de la maestría en Ciencias del comportamiento, Julio César Llamas Alonso, realiza un estudio neurocientífico que determinará cómo funciona el cerebro de las personas que juegan de manera constante.

“Aplicaremos el estudio con una técnica encefalográfica para ver la funcionalidad cerebral. Queremos ver qué tantas estructuras cerebrales actúan simultáneamente, es decir, cómo la corteza prefrontal y la parietal interactúan con la realización de tareas conductuales que involucren memoria de trabajo”.

Conocer el funcionamiento cerebral permitirá definir en cuáles aspectos de la vida cotidiana y a qué edades puede ser recomendado desarrollar aptitudes mentales como la concentración, el razonamiento y la coordinación mediante los videojuegos, explicó Llamas Alonso, quien con su estudio busca establecer una línea de investigación al respecto, ya que considera que en México abundan estereotipos como el que relaciona a los videojugadores con la violencia y el sedentarismo.

El diario Huffington Post publicó que en Alemania un grupo de investigadores realizó un estudio con una máquina de resonancia a 23 individuos de 25 años, y encontró que después de jugar 30 minutos diarios durante dos meses, registraron un incremento de la materia gris en el hipocampo derecho y en la corteza prefrontal derecha, zonas responsables de la navegación espacial, la formación de la memoria, la estrategia, la planificación y la motricidad de las manos.

Los investigadores alemanes concluyeron que los videojuegos podrían representar una opción de terapia para enfermos de esquizofrenia o de Alzheimer y que además la práctica constante podría retrasar el envejecimiento y propiciar la habilidad mental.

En el caso del estudio del Instituto de Neurociencias del CUCBA, pretende reunir una muestra de 40 candidatos para practicarles el estudio.

“Consideramos que sean personas diestras, que jueguen por lo menos siete horas a la semana y que en los últimos meses hayan jugado de manera constante y tengan por lo menos dos años de experiencia. El participante será sometido a una técnica no invasiva, que consiste en colocar seis electrodos en la cabeza, ingresarlos a un cuarto y registrar su actividad cerebral sin realizar ninguna tarea, y posteriormente deberán efectuar algunos ejercicios que miden procesos cognoscitivos. Los participantes formarán parte del estudio hasta publicar las conclusiones”.

Los interesados en formar parte de la investigación pueden enviar un correo electrónico a la dirección: juliollamasalonso@gmail.com o encontrar más información en el canal de Youtube What fart games.