Francisco Medrano

    513

    El médico cirujano partero Francisco Javier Medrano Chávez, egresado de la Universidad de Guadalajara, confiesa que su pasión es el servicio. Originario de la Perla Tapatía explicó que desde muy joven le gustaron las ciencias biológicas, pero sobre todo liderar y servir.
    Casado con la mujer de su vida que también estudió medicina, procreó dos hijos de los cuales está orgulloso por haber seguido sus mismos pasos y dice, fue mi mayor logro en la vida.
    El bachillerato lo realizó en la escuela Preparatoria de Jalisco y estudió una especialidad en anestesiología en el Hospital Civil de Guadalajara (HCG), sin embargo, su desarrollo no fue fácil ya que tuvo que trabajar para prepararse.
    Académico de biología, higiene, prevención social y primeros auxilios en la escuela Politécnica. En la que fuera la Facultad de Medicina, impartió diversas asignaturas por más de 31 años y fue padrino de una de esas generaciones.
    Siendo anestesiólogo del Instituto Mexicano del Seguro Social y en el Hospital Civil de Guadalajara, tuvo a su cargo el entrenamiento de alumnos de pregrado y posgrado.
    A sus 60 años de edad, el médico, quien es amable, expresó que su labor de anestesiólogo fue fácil porque lo disfrutaba y en ocasiones lo divertida. El que realiza este trabajo pone las condiciones necesarias para que la cirugía tenga éxito.
    En la actualidad es presidente de la Unidad de jubilados del CUCS, del Sindicato de Trabajadores Académicos de la UdeG. Con el trabajo que lleva a cabo de manera colegiado, busca mejorar las condiciones de salud de sus integrantes y superar el promedio de vida de los mexicanos (74 y 76).
    Medrano Chávez, quien es jubilado, a diario camina de cinco a siete kilómetros. Su pasatiempo favorito es pasarlo con la familia y está dedicado casi al 100 por ciento a su actividad con jubilados.