Fernando de Szyszlo en el Museo de las Artes

    336

    De Szyszlo se define como admirador de Tamayo y Picasso. Reconoce una enorme influencia del segundo y considera a México como el país fraterno donde siempre contó con la amistad de Octavio Paz, el premio Nobel, a quien conoció en París.
    Mario Vargas Llosa, paisano y admirador de la obra de este artista plástico, destaca a Fernando de Szyszlo como una de las personalidades más valiosas producidas por la historia peruana, autor de obra pictórica y escultórica que alumbra el arte de América Latina.

    Artículo anteriorEstudiantes de la UdeG los mejores parlamentarios
    Artículo siguienteFalta sistema de protección civil