Escritores de lujo en la FIL

    851

    La fiesta de los libros inicia este sábado. En esta décimo novena edición de la Feria Internacional del Libro (FIL) en Guadalajara la lista de invitados abarca escritores de la talla de Fernando Savater, Mario Vargas Llosa, Alfredo Bryce Echenique, José Miguel Oviedo, Alonso Cueto, Fernando Ampuero, Toni Morrison, José de la Colina, Guillermo Sheridan, José Emilio Pacheco y Alberto Ruy Sánchez, entre otros.
    Del 16 de noviembre al 4 de diciembre, los visitantes a Expo Guadalajara tendrán la oportunidad de asistir a las charlas, presentaciones de libros, paneles y mesas redondas donde se reunirán novelistas, cuentistas, poetas, ensayistas y filósofos.
    De acuerdo con el programa de la FIL, el autor de Pantaleón y las visitadoras, Mario Vargas Llosa, dialogará el 27 de noviembre en “Convergencias y divergencias entre Perú y México”, junto a Enrique Krauze; el 28 impartirá la conferencia “Entre la letra y la imagen”, y el 26 presentará su libro La tentación de lo imposible.
    Sobre esta su última obra, colección de ensayos en la que aborda el mundo de Los miserables, de Víctor Hugo, se ha dicho que no es un libro que trata sobre otro texto. “El escritor peruano no se deja nublar por las palabras y desvela las claves con las que el narrador francés dejó constancia de su creación. Descubre esas huellas que hablan de un Víctor Hugo escritor, político y ante todo humano; un personaje más de la novela que sabe disfrazarse de narrador o de protagonista y que también sabe cómo desaparecer sin dejar rastro”.
    Dos conferencias magistrales albergará el Salón literario de la FIL. La primera el 27 de noviembre, con la escritora afroamericana y Premio Nobel de Literatura 1993, Toni Morrison, y la segunda, con el ensayista, periodista, novelista y dramaturgo Fernando Savater, quien ha publicado más de 45 libros y será el encargado de cerrar este espacio, el 4 de diciembre.
    Un día antes, el autor español se reunirá con los chavos, en el auditorio Juan Rulfo, de Expo Guadalajara. Ahí, en Mil Jóvenes con…, estarán presentes el caricaturista Quino; el Premio Juan Rulfo 2005, Tomás Segovia, así como los escritores Vicente Leñero y León Krauze.

    Perú se hace presente
    Del país invitado a la feria, Alfredo Bryce Echenique, autor de libros como La amigdalitis de Tarzán o Guía triste de París, participará en una charla sobre su narrativa, acompañado por Julio Ortega, César Ferreira y Juan Carlos González Vidal, el 29 de noviembre; así como en el homenaje a Julio Ramón Ribeyro (el miércoles 30), junto a sus colegas peruanos: Fernando Ampuero, Peter Elmore y José Miguel Oviedo.
    Fernando Ampuero se ha desempeñado como director de las revistas Jaque, Somos, y de los programas de televisión Documento y Uno más uno. Peter Elmore, escritor y catedrático en Estados Unidos, obtuvo el grado de doctor en literatura en la Universidad de Texas en Austin, con la tesis Modernidad y experiencia urbana en la novela peruana del siglo XX. José Miguel Oviedo se ha desempeñado como escritor, crítico literario y docente universitario.
    Otros personajes de las letras andinas son: Jaime Bayli, autor de textos llevados a la pantalla grande como No se lo digas a nadie y La mujer de mi hermano; Gustavo Gutiérrez, creador de la teología de la liberación, ha escrito los libros: Las líneas pastorales de la Iglesia en América Latina y Teología de la liberación. Perspectivas, entre otros; Ricardo González Vigil, poeta y crítico literario, y Edgardo Rivera Martínez, una de las voces más notables del Perú contemporáneo.
    Como muestra del mundo académico en el país inca, nos llegan Carmen María Pinilla, estudiosa de la obra de José María Arguedas; Julio Ortega, crítico de la literatura hispanoamericana y escritor; César Ferreira, catedrático de literatura latinoamericana en la Universidad de Norman (Oklahoma, Estados Unidos) y miembro del comité editorial de la revista World Literature Today, de aquella institución, y Carlos Herrera, ministro en el servicio diplomático de Perú, entre otros.

    Y los mexicanos también…
    Los autores mexicanos no podían faltar a Guadalajara para participar en esta feria. El programa anuncia personalidades como José Emilio Pacheco, Elena Poniatowska, José Agustín, Eraclio Zepeda, Carlos Monsiváis, Germán Dehesa, Héctor Aguilar Camín y Élmer Mendoza.
    Algunos presentarán sus más recientes publicaciones. Tal es el caso de Germán Dehesa, quien trae dos títulos bajo el brazo: ¡Qué modos! Usos y costumbres tenochcas y Viajero que vas; Elena Poniatowska, con sus Obras reunidas tomos I y II, y El tren pasa primero; José Agustín, con su Antología de la novela mexicana del siglo XX; Eraclio Zepeda, con sus Horas de vuelo; Héctor Aguilar Camín, con La conspiración de la fortuna, y Élmer Mendoza, con Cóbraselo caro, por mencionar unos cuantos.

    Para no perderse
    El periodista José de la Colina, también reconocido como narrador, editor y crítico, será quien reciba este año el Homenaje nacional de periodismo cultural “Fernando Benítez”.
    De la Colina ha colaborado en un gran número de publicaciones, como: Ideas de México, Revista de la Universidad, La palabra y el hombre, Política, México en la cultura, La cultura en México, El Nacional, Letras Libres y Milenio diario (México); La Gaceta, Cine cubano y Casa de las Américas (Cuba); Le Chanteau de verre (Bélgica), y Contrechamp y Positif (Francia).
    El homenaje en su honor tendrá lugar el domingo 4 de diciembre, a las 18:00 horas, en el auditorio Juan Rulfo de Expo Guadalajara. En ese mismo acto se realizará la entrega del Premio nacional de periodismo cultural “Fernando Benítez”.
    En esta ocasión la FIL se suma a la celebración mundial por el cuarto centenario de que viera la luz la primera parte de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha e incluye cinco actividades que cierran con broche de oro un año entero de fiesta cervantina en el mundo hispano.
    El Museo Iconográfico del Quijote y el Centro de Estudios Cervantinos exhibirán en el Café Literario de la FIL (a un costado del pabellón de Perú) 34 obras originales y reproducciones que alberga este museo ubicado en Guanajuato, considerado único en el mundo.
    Eulalio Ferrer Rodríguez recibe este año el Homenaje al Bibliófilo, acto que reviste especial emoción, toda vez que El Quijote marca un antes y después en la vida de este reconocido cervantista, publicista, escritor, promotor de la lectura y académico de la lengua.
    También habrá un Quiosco del Quijote, donde el visitante encontrará cerca de 70 ediciones de este clásico, desde aquellas dirigidas al público infantil hasta impresiones de arte.
    Un ingenioso hidalgo en América es el título de la cantata escénica que Luis Bacalov, pianista y compositor argentino, dirigirá ante la Orquesta Sinfónica de Aguascalientes, acompañada por el solista al violín Samuel Máynez y los cantantes Rodrigo Estévez (España), Paolo Coni e Isabella Giorcelli (Italia) y Minerva Hernández (México). El actor Damián Alcázar actuará en el papel del preste Juan de las Indias. La función tendrá lugar en el teatro Diana.
    “El Quijote, lecturas transversales” es el tema de cuatro charlas en torno a la obra de Cervantes. Como moderadora fungirá la periodista española Inmaculada de la Cruz. Hablarán Arturo Pérez Reverte, Rosa Montero, Jesús Ochoa, Julieta Fierro, Carmen Boullosa y Germán Dehesa, entre otros.

    Tomás Segovia, un escritor universal

    El sábado 26 de noviembre, día en que la Feria Internacional del Libro (FIL) abre sus puertas al público en general, será homenajeado el ganador del XV Premio de literatura latinoamericana y del Caribe “Juan Rulfo”, Tomás Segovia.
    Prolífico autor nacido en España aunque formado en México, llegó a nuestro país cuando solo contaba con nueve años de edad. A lo largo de su carrera ha abarcado prácticamente todos los géneros de la literatura, sin dejar de lado el proceso editorial, que completa la creación de un libro.
    Ensayista, poeta, novelista, dramaturgo, crítico literario y editor, Tomás Segovia se ha convertido en uno de esos casos raros, según sus lectores y amigos escritores (como José Emilio Pacheco o Julio Ortega), en que la literatura pierde nacionalidad y gana universalidad, pues aun cuando se desarrolló aquí, su escritura no puede definirse como mexicanista.
    Su falta de pertenencia a una tierra, comenta Dulce María Zúñiga, jefa del Departamento de Estudios Literarios (DEL), de la UdeG, ha hecho que su obra tampoco se apegue al terruño y exprese temas de carácter universal más que regional.
    En la actualidad Tomás Segovia reside en Madrid y dice sentirse satisfecho de que gracias al exilio de sus padres no vivió los años de la dictadura franquista en España.

    Motivos para premiarlo
    El dictamen sobre el ganador se dio a conocer el pasado 1 de agosto y fue aceptado con beneplácito por los asistentes al acto y los organizadores de la FIL. Según comenta Dulce María Zúñiga, “nadie tuvo dudas de que realmente estuviera bien otorgado. A nadie molestó y no hubo desacuerdos”.
    Al preguntar cuáles fueron los motivos para conceder este homenaje en vida a Segovia y su trayectoria, los argumentos no tardaron en llegar. De entrada, como poeta ha retomado las formas clásicas del soneto: cumple cabalmente con sus características pero sin abandonar temas modernos, y con igual esmero se ha dedicado al verso libre, al que da un tratamiento filosófico.
    La poesía de Segovia, explica Zúñiga, se centra en la propia poesía. Este carácter reflexivo es uno de los elementos más representativos de la madurez en su creación.
    Como ensayista se ha distinguido por la influencia de otros autores europeos con el mismo alcance universal. Así, su escritura constituye un diálogo con las grandes literaturas del viejo continente.
    Precisamente, una de sus facetas más aplaudidas a lo largo de su vida ha sido su labor de traductor. Domina, además de la lengua española, el inglés, el francés, el italiano y el alemán. Ha traducido obras de Shakespeare, Rilke, Ungaretti, Racine, Víctor Hugo y Baudelaire, entre otros.
    En cuanto a su narrativa, destaca Primavera muda, compilación de cuentos en los que, apunta Dulce María Zúñiga, de nuevo aparece un tratamiento filosófico reflexivo de temas amorosos y románticos. Su obra no se aleja de las preocupaciones intrínsecamente humanas de todos los tiempos: el hombre y sus emociones.

    Incansable en su trayectoria
    Tomás Segovia empezó a escribir a los 16 años y a los 18 publicaba poemas en diversas revistas. En 1950 salió a la luz su primer libro: La luz provisional. En ese volumen, dedicado a la lírica, la sensibilidad se hallaba irremediablemente ligada al pensamiento, tendencia que a la fecha sigue cultivando, señala la jefa del DEL.
    La enseñanza y la realización de talleres fueron siempre de la mano. En las casas de estudios donde se desempeñó como docente, coordinó grupos de jóvenes creadores a quienes asesoraba. Fue maestro en el Colegio de México y en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).
    “No solo ha desarrollado la creación literaria sino que conoce el proceso editorial, por lo que valora los libros en su conjunto”, comenta Zúñiga. Incluso ahora todavía se integra al proceso artesanal de sacar a la luz algunas de las traducciones que él mismo ha realizado.
    Por este motivo, algunos de sus allegados consideran que la consecución del Premio “Juan Rulfo” no lo llevará a dormirse en sus laureles, sino que será un estímulo para su apego al trabajo constante.
    Son estos mismos amigos quienes, a voluntad del homenajeado, lo acompañarán en la mesa “Celebración por Tomás Segovia” que la FIL organiza el día de la entrega del premio.