En la luna soledad y misterio

    388

    En la Luna vive un solo hombre. Sam se encarga de vigilar que las máquinas excaven en los monitores de su estación. A veces sale al desolado paisaje a reparar algún desperfecto. Come, se ejercita, se sienta en un sillón, esculpe una réplica a escala de su pueblo natal. También conversa con Gerty, el robot programado para ayudarle y hacerle el trabajo lo más fácil posible, le pone una gorra, le pega un “patéame” en la espalda, lo hace sostenerle el café. Es lo más humano que le queda ahora que su esposa ha dejado de enviar videos, hasta que un accidente acciona un protocolo insospechado y se encuentra con otro Sam…
    Moon es un filme que se apoya sobre los hombros de Kubrick y Tarkovsky para renovar la ciencia ficción y ajustarla al nuevo siglo, ahora que el futuro se nos aparece a la vuelta de la esquina. Hecha de largos silencios, pocas acciones y un par de escenarios, la impresionante actuación de Sam Rockwell en el papel principal (y casi único) es una de las piedras angulares que sostienen el suspenso y la angustia de los espectadores hasta el final, mucho después de descubrir los terribles secretos de la compañía minera para la que trabaja Sam.
    La otra piedra angular es la creatividad y el talento del director y escritor de la historia original, Duncan Jones. Con menos de 30 años, la ejecución de su ópera prima es impecable: ninguna costura salta a la vista, evita el pecado de la predictibilidad, se ciñe a lo básico, explota la sencillez visual, y la llena de referencias y pequeños homenajes. Así, logra zafar su trabajo del lastre de la estirpe y que a nadie le importe de quién es hijo (de David Bowie, por cierto).
    Tras cosechar las mejores críticas, varios laureles, un premio BAFTA, y ser parte de la selección oficial de los festivales de Sundance y Tribeca, los cinéfilos de Guadalajara se han quedado con las ganas tras ver canceladas dos veces las proyecciones programadas en el Cineforo. Mientras la esperanza de verla en 35mm sigue viva, ya se puede conseguir en Blu Ray nacional por 346 pesos en cierta tienda de discos.

    Artículo anteriorGenaro Solórzano
    Artículo siguienteLa búsqueda de oportunidades