En busca de una sociedad verde

643

“Yo creo que no todo debe depender de la química, sino también de la sociedad”, dice el reconocido investigador de la Universidad del País Vasco, Luis Carlos Cesteros Iturbe, en una entrevista previa a su participación como ponente de la octava Cátedra Nacional en Química Dr. Mario Molina 2013, realizada la semana pasada en el Centro Universitario de Ciencias Exactas e Ingenierías, y en la que expuso la conferencia magistral “Preparación de hidrogeles biocompatibles vía química verde”.

Cestero Iturbe se enfoca en la obtención de polímeros y nanopartículas biocompatibles y biodegradables, mediante el empleo de técnicas de química verde para reducir el impacto ambiental que se deriva de tales procesos químicos.

Resaltó que todavía no hay demasiada apertura por parte de los gobiernos para la utilización de estos nuevos materiales que sean más “amigables” con el medio ambiente y los seres vivos.

“No solamente debemos encontrar productos cada vez menos contaminantes, sino que tenemos que acostumbrarnos a una forma de vida más adecuada, pues no nada más necesitamos química verde, pero sí también de una sociedad verde”.

El químico vasco recordó que aunque los hidrogeles son materiales sintéticos, son similares a los organismos vivos, ya que están constituidos por redes de biopolímeros hidrófilos que absorben agua y se “hinchan con ella”, y luego, a través de estas conexiones intercambian sustancias como nutrientes e iones, entre otras moléculas.

Por ello destacó la importancia de su aplicación en el mundo de la biomedicina, ya que se pueden sustituir algunos tejidos por tales hidrogeles con características “adaptadas o mejoradas”; darles uso en el campo farmacéutico para la liberación de medicamentos; en la eliminación de contaminantes del agua que quedarían atrapados en las estructuras químicas diseñadas para el caso; su utilización en la agricultura como elementos de almacenaje debido a su capacidad de retención de líquidos; para la liberación de fertilizantes, y también en la construcción para comprimir algunos elementos.

Frente a lo anterior, la investigación de Cesteros Iturbe, centrada en el área médica, propone la preparación de hidrogeles mediante un método “extraordinariamente sencillo” por medio del polímero polietilenglicol, que es totalmente biocompatible, y con la ventaja de ofrecer mayor capacidad de hinchamiento. La química verde busca así “llegar a procesos de síntesis lo más simples posible, y con la mínima cantidad de reactivos”, esto porque los métodos convencionales para fabricar hidrogeles son “más complejos que requieren para su elaboración productos relativamente tóxicos”.

Otro de los aspectos importantes de la utilización de este polímero es que económicamente resulta más barato, y por lo tanto más factible para su implementación a gran escala, apuntó Cesteros Iturbe, y aunque reconoció que quien va a la cabeza en la química verde y en investigación y uso de hidrogeles es Estados Unidos, dijo que es “un campo abierto” para otros países, ya que “el tema es aplicar la imaginación” porque a pesar de representar un reto económico en la inversión para su desarrollo, es “cuestión de tener claros los principios químicos” para mejorar los procesos y con ello las condiciones humanas y ambientales.

Pero pese al optimismo que Luis Cesteros Iturbe muestra en ese sentido, ante la pregunta de si hay tiempo para revertir los daños ecológicos y de salud, con una risita un poco de resignación dijo: “Esperemos que sí, aunque el ser humano es insaciable”.

La cátedra
A la par de la Cátedra Nacional en Química, que tuvo como tema central “Química verde, compromiso social: presente y futuro”, se celebró el segundo foro de investigación y docencia en química, auspiciado por el Consorcio de Universidades Mexicanas (Cumex), el cual integró conferencias con especialistas nacionales e internacionales.

Es el caso de la doctora Icela Dagmar Barceló Quintal, de la Universidad Autónoma Metropolitana; maestra Jessica Badillo, de la Universidad de Guadalajara; doctor Luis Carlos Cesteros, profesor y catedrático de la Universidad del País Vasco; del doctor Antonio Salvio Mangrich, de la Universidad Federal de Paraná, Brasil, entre otros.

Artículo anteriorDespiden a Enrique Estrada Faudón insigne Doctor Honoris Causa de UdeG
Artículo siguienteOtra vez los baches