Empaques y etiquetas disfrazan contenidos

227

¿Delgada? ¿Sana? ¿Bien nutrida? Tenga cuidado, porque todas las promesas pueden ser una mentira más del mercado y la publicidad, pues muchos productos alimenticios maquillan la información acerca de sus elementos, ya que no contienen los que anuncian u omiten decir qué daño provocan.
Una larga lista de alimentos “nutritivos” o “dietéticos”, en especial orientados a niños o diseñados para proporcionar una “agradable figura”, son un peligro para la salud.
Lo peor: sus etiquetas omiten información aclaratoria y precautoria de sus contenidos, asevera la maestra Rosalinda Mariscal Flores, de la División de Estudios Jurídicos, de la Universidad de Guadalajara, quien realiza el estudio “Seguridad alimentaria y derecho a la información en la etiqueta nutrimental”.
“Aquellas empresas de alimentos o bebidas que ocasionan daños a la salud y que no advierten de estos riesgos en sus empaques y etiquetas, violan de manera flagrante el derecho a la información”.
Mariscal Flores encontró que la mayoría de productos “dietéticos” y light (en especial bebidas de cola), promueven una imagen publicitaria de alimentos que ayudan a bajar de peso y moldear la figura. Sin embargo, “contienen aditamentos (como la felilalanina) para inhibir el hambre, lo que podría agravar la condición de quienes padecen del páncreas y riñones”.
“Todos los artículos deben especificar sus contenidos y los daños que ocasionan. Tal vez sus etiquetas digan ‘Este producto contiene felilalanina’, pero no proporcionan más datos ni dicen qué es o cómo perjudican a las personas. A esta lista debemos añadir las frituras, así como los alimentos enlatados, mismos que contienen plomo y son cancerígenos.
“Las normas oficiales de alimentación obligan a difundir este tipo de información. Los refrescos tienen edulcorantes perjudiciales y aditamentos que escapan a nuestros procesos metabólicos. Estamos creando un país de obesos, diabéticos, artereoescleróticos e hipertensos”.

Adicionado sin vitaminas

Respecto a los alimentos que vienen en sugestivos empaques o cajas de cereales, como las hojuelas de maíz, Mariscal Flores asevera que “carecen de la base nutrimental promocionada”.
—¿Significa que no están adicionados con las ocho vitaminas y hierro que aseguran contener?
—Exacto. Maquillan su información. Es decir, sobrevaloran sus contenidos y ocultan los perjuicios que ocasionan.
—¿Qué hacen las autoridades de la Secretaría de Salud?
—Deberían vigilar esta información, pero no lo hacen. Hay mucha corrupción en este rubro.
—Es un asunto serio, ¿no?
—Tan serio, que en 2010 pensamos que México será un país de gordos, porque no cuidamos nuestra alimentación.
“La obesidad será pronto nuestra principal enfermedad pública, situación que disparará los gastos del gobierno en esta materia.
“Queremos hacer un informe, y con base en los resultados, exigir un sistema de seguridad nacional para defender a nuestros niños de tales productos.
“Es vital crear conciencia e impartir clases de nutrición en las primarias de México, para que la población reciba una buena instrucción en este aspecto”.