El sector manufacturero en la Zona Metropolitana de Guadalajara

639

La Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG) cuenta con uno de los sectores más importantes dentro del ámbito económico: la industria manufacturera, conocida como sector secundario, que se encarga de la transformación de la materia prima en producto que satisfaga las necesidades de las personas.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI, 2010), la ZMG está constituida por seis ayuntamientos: El Salto, Guadalajara, San Pedro Tlaquepaque, Tonalá, Tlajomulco y Zapopan. Dichos municipios tienen diferentes empresas manufactureras distribuidas estratégicamente para lograr sus objetivos: generar empleos y ganar dinero a través de la venta de productos y servicios a través del factor más importante de toda organización: el humano (los trabajadores).

Los diferentes municipios están integrados por diferentes cantidades de empresas; Guadalajara ocupa el primer lugar con 9 mil 553, seguida por Zapopan con 3 mil 973, mientras que El Salto, San Pedro Tlaquepaque, Tonalá y Tlajomulco tienen 600 y 2 mil 600, respectivamente. 

A pesar de que Guadalajara y Zapopan ocupan los primeros lugares con manufactureras, estas dos ciudades presentan un dato particular dentro de su población, porque del total sólo el 10.83 por ciento y 11.37 por ciento laboran en el sector secundario, representando un porcentaje realmente bajo, en comparación con los otros municipios, donde su población tiene los siguientes porcentajes: San Pedro Tlaquepaque con el 13.77 por ciento, El Salto 15.74 por ciento, Tonalá 13.80 por ciento y Tlajomulco 13.47 por ciento.

Esta información muestra dos aspectos significativos: primero, que la mayoría de la población que vive dentro de la ZMG tiene que trasladarse a las dos ciudades más importantes antes mencionadas  y con ello poder conseguir un salario con el cual puedan sostener a sus familias.

No obstante, dichas retribuciones monetarias por trabajador son en buena parte de 113.32 pesos por día, según cifras publicadas por la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami, 2016), las cuales resultan bajas para satisfacer las necesidades mínimas de las familias de los trabajadores, lo que trae consigo un desequilibrio en el esfuerzo físico y mental invertido por los empleados, quienes además de laborar ocho horas o más, por lo regular tienden a invertir de una hora y media hasta dos horas en el traslado de su casa a la empresa, y viceversa.

El segundo aspecto radica en cuáles actividades realizan los tapatíos y los zapopanos. Si estas acciones no están enfocadas al sector secundario, recaen en otros ámbitos, como el terciario o de servicios, donde buena parte de las personas ha buscado fuentes de trabajo, posicionando a este rubro económico con más del 30 por ciento de la población que labora exclusivamente en los dos municipios, mientras que en los restantes el porcentaje de empleados está por debajo del 27 por ciento.