El cielo son tus piernas

    297

    El cielo de Cornelio García es uno pero se encuentra perdido entre dos piernas grandes y carnosas de la mujer a la que sube la escalera de la sensualidad. Es impalpable, al menos por ahora, ese cielo tan deseado por todos los hombres. García lo busca, lo encuentra y lo recorre a través de su exposición Para subir al cielo, en el Museo de las Artes (Musa), en su espacio anexo La Cura.
    Una composición de 24 piezas realizadas en punta seca, aguafuerte y aguatinta son la expresión de la complejidad del artista. Complejo mas no complicado, García da las vueltas en sus técnicas como cualquier hombre se las da a una mujer: física y sentimentalmente. La mujer, como símbolo de lo “trabajable”, método para llegar a ella y a sus piernas como el acceso a lo celestial.
    La particularidad de los cuadros que presenta el Musa, es que las mujeres que participan en ellos no son la convención de lo bello, por el contrario son mujeres gordas, con panza e incluso feas de cara, atributos a pesar de los cuales ellas se sienten realizadas. El objeto es mostrar la mujer que no necesita los estándares para realizarse.
    Se expone a la mujer que quiere ser expuesta, que gusta de su cuerpo y que no se acompleja de él. Que disfruta su desnudez en la casa, en la cama y en el jardín. Los cuadros que se muestran son la representación de la sensualidad y el erotismo sin rozar la pornografía, en donde mujeres satisfechas de sí se recuestan, posan y se tocan.
    De sus 24 cuadros, dos son los bocetos en donde García comenzó a forjar la idea de la escalera entre las piernas de una mujer. Su origen fue tan humilde como el de un folleto de los desechables, dibujado por encima con rayas ilegibles y una frase que decía el título de la obra, ya concebido en 2008.