EUPHORIA

    861

    Pavel ya no puede esconder sus emociones y decide encarar a Vera para decirle lo que siente. Le explica que ya no puede vivir sin mirarla. Ella también le confiesa su atracción y en ese momento se produce una inmejorable alianza. Vera vive con su marido y su pequeña hija Masha, en una casa aislada de las estepas siberianas. Sin la posibilidad de escoger su destino y guiada por la euforia de lo misterioso y desconocido, Vera deja su hogar y se adentra en el mundo secreto de Pavel.

    Artículo anteriorGenaro Palacios
    Artículo siguientePapeleras inteligentes